En algún momento de la vida, todos hemos tenido la oportunidad de realizar una evaluación en donde nos piden “feedback” o “retroalimentación” para conocer la manera en la que está trabajando un maestro, compañero o incluso un jefe.  Pero no es lo mismo hacerla de manera anónima que por escrito o en persona. Y si nos toca la combinación de hacerla en persona y hacia nuestro jefe, es de las más complicadas que podemos realizar porque siempre queda esa duda de que tan sincero debes de ser evaluando a tu superior, ya que nos da miedo quedarnos sin trabajo si llegamos a decir algo que se pueda considerar “malo” aunque sea honesto.

Si tienes la maravillosa oportunidad de hacerlo porque tu jefe es lo suficientemente abierto para escucharlo o tienen esa cultura en la empresa que trabajas, en este artículo te vamos a ayudar con los puntos que debes considerar para dar a una retroalimentación franca, constructiva y sincera a tu jefe sin morir en el intento.

Sr Burns feedback

¿Qué es un “feedback” laboral?

El “feedback” o retroalimentación laboral, es un proceso en el que los empleados ofrecen comentarios a sus superiores o compañeros de área, con el objetivo de mejorar los procesos que correspondan para favorecer el logro de los objetivos de la empresa.

Pero para que este “feedback” funcione, debe ser realizado de manera sincera con el fin de mejorar la experiencia que se tiene en la organización, el rendimiento de las áreas y finalmente que se genere un ambiente de trabajo positivo.

chico recibiendo feedback post it

Este escenario es el ideal para dar un retroalimentación, pero siendo honestos, siempre resulta complicado decirle lo que pensamos a alguien sobre cómo actúa o cómo hace su trabajo de manera empática, porque no somos objetivos y respondemos con lo que sentimos antes de ver la realidad de las cosas o nos olvidamos de la honestidad porque nos da miedo el decirle a alguien que consideramos que las cosas que realiza en su trabajo no están hechas tan bien como él lo piensa y si ponemos este escenario con nuestro jefe ¿te atreverías a decirle que hay otras formas en las que puede hacer su trabajo? Si tu respuesta es no, necesitas leer lo siguiente ahora mismo.  

 

gato con lentes en computadora

Reglas de oro para dar un buen “feedback” a tu jefe

Comencemos por recordar que el objetivo del feedback es ayudar a que modifiquemos los comportamientos que tenemos en el trabajo con el fin de que mejore el desempeño que tenemos en nuestras actividades, entonces, una vez que tenemos claro que es lo que debemos comunicar te compartimos 5 puntos importantes que debes tomar en cuenta para que el feedback hacia tu jefe sea lo más exitoso posible:

chicos con lista enorme

1. Prepara el feedback

Elige un tema específico sobre el que quieras dar retroalimentación a tu jefe y ejemplifícalo con situaciones concretas que te hayan sucedido. En esta parte es muy importante que evites hablar de situaciones en general y que muestren las situaciones de la manera más objetiva y concreta posible.

Por ejemplo, si una de las situaciones que te genera incertidumbre es el no saber qué espera de ti tu jefe, específica una situación que te haya hecho sentir de esa manera para que evites generalizar y que tu jefe no logre entender que es lo que necesitas.

Por el contrario, si tienes un ejemplo en los cuales esa actitud si se presentó, puedes comparar ambas situaciones para lograr explicarte de una mejor manera.

Homero y Lisa ejemplos

2. Busca el momento y lugar adecuado

A nadie le gusta hablar sobre temas delicados o importantes en medio del pasillo de la oficina con personas escuchando todo lo que dices, por eso es muy importante que elijas el mejor momento para los dos, un lugar de ser posible neutral, alejado de interrupciones o distracciones y en donde puedan hablar con confidencialidad.

chica perfect timing

3. No te desvíes del tema central del feedback

Recuerda que el objetivo de la conversación es mejorar tu situación laboral a partir de ayudar a tu jefe a ser más consciente de las cosas que te están perjudicando o que no se están dando de la manera en la que necesitas.

Debes poner mucha atención en la intención que buscas presentar con la retroalimentación, recuerda que es una conversación profesional, no se trata de criticar ni de desahogarse de cosas personales. 

hombre recordando

4. Equilibra aspectos positivos y aspectos a mejorar

La misión más difícil que tienes al dar una retroalimentación es facilitar que la otra persona sea receptiva para escuchar lo que le vas a decir. Si desde el inicio ya estás pensando en cómo se va a justificar, tu comentario no va a resultar nada efectivo.

Para lograr esto, lo mejor que puedes hacer es utilizar aspectos positivos y negativos: negativos para promover una mejora y positivos para reforzar y empoderar a la persona.

Lo que queremos es que tu jefe se quede con un buen sabor de boca, con el foco en los puntos a mejorar, pero con la sensación de que hace ya muchas cosas bien y no con la idea de que solo estás quejándote y minimizando su trabajo.

bueno y malo

5. Cierra la conversación y escucha lo que diga tu jefe

Una buena forma de cerrar la conversación es explicándole a tu jefe las razones por las que piensas que le ayudaría saber lo que está sucediendo con el trabajo. Agradece su predisposición a escuchar tus puntos de vista y da por concluida la conversación por tu parte.

Si se da el caso de que tu jefe te quiera dar su versión de la situación, escucha con atención su opinión sobre lo que quiere compartir contigo y una vez haya acabado dar por finalizada la conversación.

Si no cierras el “feedback” de esta manera, corres el riesgo de que no sepas que pueden llegar a tener opiniones diferentes y que en la primera oportunidad que se presente acabes entrando en una conversación difícil en la que las emociones te traicionen y que no consigas mover a tu jefe de su posición.

Si por el contrario quiere tomarse unos días para pensar la situación, dale su espacio y sé empático porque no es nada sencillo recibir una opinión sobre algo que consideras que haces bien y darte cuenta de que no es verdad.

Hombre diciendo Eso es todo

EXTRA TIP: El peor enemigo en una retroalimentación es la palabra “pero”, porque suelen quitar la validez de la frase que llevan con anterioridad, por ejemplo: “Eres muy inteligente PERO no escuchas lo que tenemos que decirte”. Esta palabra además de molestar a la persona pondrá barreras de escucha y no te dará oportunidad de repetir esta oportunidad de dar un buen feedback a tu jefe.

Mujer no digas eso

Sabemos que a ninguna persona le gusta escuchar que no hace las cosas de la manera correcta, pero la única forma de mejorar es aprendiendo de nuestros errores, por esa razón cuando estés decidido a darle el feedback a tu jefe, no te vayas solo con tu opinión, recuerda que hay situaciones en las que la mente nos engaña y no solemos ser objetivos. 

Un buen “feedback” puede mejorar por completo la relación laboral de dos personas ya que se ha convertido en una poderosa herramienta para el crecimiento de las organizaciones y en una de las actividades de desarrollo más demandadas por las nuevas generaciones, así que olvídate del miedo a darlo, pedirlo y recibirlo ya que solo así lograremos mejorar nuestra forma de trabajar.

Hombre yes

 

Subscribe to newsletter

¡Únete a la comunidad financiera más chida!

Toda nuestra buena onda financiera directito a tu correo, además de noticias, eventos y contenidos especiales.

¿Te gustó el artículo? ¡Dale share!

Dale like o guárdalo para verlo más tarde

Artículos relacionados