Uno de los activos de inversión más conocidos y deseados por las personas, son los bienes raíces. Sobre todo, involucra el factor de la seguridad que pueden otorgar estos activos y los beneficios patrimoniales y en ingresos residuales.

Les platicaremos sobre algunos consejos para que puedan invertir de mejor forma en estos instrumentos.

No pongas todos los huevos en la misma canasta

persona contando dinero

Invertir en bienes raíces puede ser buena idea, ya que pensamos que es una inversión libre de riesgos. Sin embargo, ¿qué pasaría si todo tu patrimonio estuviera invertido en propiedades, tuvieras una emergencia y necesitaras vender tus propiedades para hacer frente a ésta?

La respuesta es obvia, no obtendrás el dinero en cuestión de horas, ni días; probablemente puedas contar con él en cuestión de meses. A esto se le llama “riesgo de liquidez”.

Por ello, es importante tengas otro tipo de inversiones que cuenten con una mayor disponibilidad a la de un bien inmueble.

Comprar tu casa no se considera una inversión inmobiliaria

persona mudandose de masa

Muchos pensamos que comprar nuestra vivienda es una inversión, sí, es un patrimonio, pero no lo debemos considerar una inversión.

Una inversión nos produce dinero y aunque el inmueble puede tener plusvalía, es complicado pensar en que la materialicemos en ganancias si es nuestra casa.

Por otro lado, tenemos que pagar servicios, impuestos, remodelaciones y muy probablemente, el crédito hipotecario con el que obtuvimos nuestro hogar; por ello, al pagar todos estos conceptos y no obtener ingresos a cambio (cosa contraria a cuando tenemos una propiedad y la ponemos a rentar) no se puede considerar una inversión.

Ojo con los remates

persona sosteniendo un cartel de precaución

Los remates hipotecarios se dan cuando alguien no paga el crédito hipotecario y la institución financiera desaloja a esta persona; poniendo en venta la propiedad a un precio inferior al valor real del inmueble.

Puede sonar atractivo adquirir una propiedad a un precio bajo, el principal problema es que muchas veces se tratan de fraudes.

Existen muchas empresas fraudulentas que ofrecen estas propiedades y se desaparecen, incluso en muchos casos ofrecen propiedades que ni siquiera están en remate.

Otro caso es que, muchas veces, las personas que desalojan estas propiedades hacen destrozos en ellas a manera de represaría por el desalojo. Esto ocasiona que la persona que compre la propiedad tenga que invertir en remodelar la casa.

En este punto, es fundamentar estar asesorado por un abogado inmobiliario, que nos oriente en lo mejor para nosotros y evitar fraudes.

Un lote puede ser buena idea, analízalo bienniña construyendo

Hoy en día, existen muchos desarrollos que te ofrecen lotes para que construyas una vez esté 100% pagado.

En muchos casos, son excelentes opciones, pensando en que son zonas estratégicas con un potencial de crecimiento alto.

Importante, no te puedes ir “con la finta” de que es una buena inversión de buenas a primeras.

Recomendamos que analices la situación legal del terreno (existen condiciones que evitan que puedas escriturar tu terreno y con ello, puedes perder tu patrimonio), adicionalmente, investiga a la empresa que te ofrece esta oportunidad de inversión y analiza si la zona es realmente atractiva.

Enfócate en las preventas

personas construyendo una casa

Comprar una propiedad en un desarrollo que está en construcción puede ser atractivo. Será una propiedad nueva, con posibilidad de una alta plusvalía y con un precio preferencial de adquisición.

Dentro de las únicas consideraciones es que en estos casos no puedes aplicar el “saco un crédito y se paga con la renta”, ya que, por algún tiempo tu propiedad no podrá ser habitable (seguirá en construcción). El otro aspecto es analizar al desarrollador inmobiliario, conocer su seriedad y minimizar el riesgo en que demoren en la entrega del desarrollo. Enfócate en las preventas.

Primero obtén un crédito, después buscas qué comprar

mujer entregando llave a un hombre

Muchos de nosotros al buscar comprar un bien inmueble primero buscamos la propiedad y posteriormente la forma en cómo se va a financiar (algunas veces es con recursos propios, otras veces es a través de un crédito hipotecario).

¿Qué pasaría si encuentras la propiedad ideal para comenzar a ser “el gran inversionista de bienes raíces que quieres”, pero a la hora de buscar el crédito no te lo otorgan?

En efecto, perdiste tiempo y esfuerzo. Por ello, primero analiza cuánto dinero tienes para invertir y asesórate para buscar obtener el capital restante por medio de financiamiento. Una vez que tengas el dato del total que podrías destinar para comprar la propiedad, es momento de buscar algo con tu presupuesto.

Esperamos te hayan servido nuestros consejos, queremos escuchar que te convertiste en un inversionista inmobiliario.

Etiquetas:
Inmobiliario
Subscribe to newsletter

¡Únete a la comunidad financiera más chida!

Toda nuestra buena onda financiera directito a tu correo, además de noticias, eventos y contenidos especiales.

¿Te gustó el artículo? ¡Dale share!

Dale like o guárdalo para verlo más tarde

Artículos relacionados