Uno pensaría normalmente que la forma ideal para motivar a sus empleados es por medio de estímulos monetarios, es decir, ofrecer bonos, comisiones, un pago adicional de acuerdo a objetivos y metas alcanzadas, etc. Esta forma de motivación no es mala pero hay que contemplar varias opciones porque a la larga le puede salir bastante cara a la empresa.

Es por esto que, si quieres cuidar el bolsillo de la empresa y a la vez motivar a los empleados, puedes buscar también, alternativas no monetarias que serán igual o más efectivas. 

Personas diciendo sigue trabajando así de bien a un bebe godín

“si quieres cuidar el bolsillo de la empresa y a la vez motivar a los empleados, puedes buscar alternativas no monetarias”

A los empleados se les puede motivar de diferentes formas, veamos cuatro alternativas que te podrían ayudar:

El manejo de los tiempos:

Para motivar a tus empleados puedes ofrecer incentivos basándote en el tiempo durante el cual trabajan. El ejemplo más sencillo sería darles a tus empleados ciertos días a la semana de home office, esto podría ayudarles a estar más relajados y a la vez evitar el tiempo de traslado hacia la empresa. 

Otra forma de motivarlos puede ser permitiendo el cambiar el horario de trabajo, si alguien vive lejos y sufre del tráfico a la hora de entrada podrías permitir el recorrerlo más temprano o más tarde siempre y cuando respete su horario de trabajo (y no tenga juntas o urgencias ese día).

Por último, podrías incentivar con un día de descanso con goce de sueldo una vez al mes al empleado que mejor haya cumplido con sus obligaciones u objetivos.

infografía que dice que el 77% de los empleados acaba su trabaja en menos horas si hace home office

“Puedes ofrecer incentivos basándote en el tiempo durante el cual trabajan”

Educación y capacitación:

Puedes motivar a que el empleado crezca y se desarrolle dentro de la empresa. Puedes armar un plan de carrera donde la persona que lo tome vaya desarrollando las habilidades necesarias para acceder a puestos más altos dentro de la empresa.

También puedes hacer que los empleados busquen tomar cursos, aprender habilidades que podrían ser de alto impacto y hasta obtener certificaciones al absorber un porcentaje del costo de las mismas. Por ejemplo, si un empleado quiere aprender inglés y quiere inscribirse a un curso, la empresa podría poner un 50% del costo de ese curso siempre y cuando el empleado cumpla en tiempo y forma con sus responsabilidades. De esta manera no solo tendrás empleados más agradecidos con la empresa, también estarán mejor preparados y eso puede representar un beneficio a largo plazo.

señora diciendo


 “No solo tendrás empleados más agradecidos con la empresa, también estarán mejor preparados”.

Participar por un incentivo: Un viaje

Si te quieres ir por una opción que fomente la sana competencia, puedes establecer un incentivo un poco más grande como podría ser un viaje todo pagado. A pesar de que un viaje puede sonar como algo caro e innecesario, si lo comparas con ofrecer cierta cantidad de bonos por desempeño, ventas o por objetivos alcanzados (uno por cada empleado que hay), el ofrecer un incentivo general a largo plazo saldría más barato que otras formas de incentivos monetarios. 

De esta manera se fomentará que los empleados mejoren su rendimiento laboral en varias categorías (puntualidad, objetivos alcanzados, comportamiento con los demás, liderazgo, logros, etc.) y al final escoger entre los mejores unos cuantos ganadores que podrían tomar el viaje. 

Así se motivará a todos a cumplir y sobrepasar las expectativas de la empresa y además los ganadores quedarán satisfechos con sus logros, contentos y servirán de ejemplo para motivar a los demás empleados a esforzarse y sobrepasar los objetivos establecidos. 

trofeo empleado del mes


“El ofrecer un incentivo general a largo plazo saldría más barato que otras formas de incentivos monetarios”.

Convivencias o eventos de integración:

Por último, una forma más de motivar a los empleados y ayudarlos a relajarse y quitarse el estrés de encima es por medio de convivencias o eventos corporativos. Estos pueden ser simples reuniones una vez al mes, una comida, cena o ir en conjunto a algún lugar recreativo. 

Podría promoverse el deporte y armar un equipo de fútbol de puros integrantes de la empresa o una competencia de boliche o billar, lo importante es motivar a los empleados para que se reúnan y se relajen en eventos externos al estrés que puede llevar el entorno laboral. De esta forma ayudas a que socialicen y se conozcan entre ellos, lo que puede mejorar la comunicación entre los empleados. 

Además, muchas veces algún empleado puede quedarse con un mal sabor de boca al convivir con otro en un momento de urgencia o de mucho estrés, el hacer que estos empleados convivan entre sí en otro tipo de ambiente puede ayudar a que este tipo de malas impresiones se eliminen y se conozcan de mejor forma lo que facilita la interacción la siguiente vez que surja un conflicto o problema.

Persona diciendo

 “motivar a los empleados para que se reúnan y se relajen en eventos externos”

Puedes juntar varios de estos incentivos e irlos probando a lo largo de todo el año para medir el que mejor funcione o sea mejor recibido. ¿Qué esperas para empezar a probarlos? Podría sorprenderte el cambio que cada uno de estos incentivos puede provocar en tus empleados y esto, a su vez, afectar su productividad. 

godín agradeciendo emotivamente

 

Etiquetas:
Viajes Empleo Educación
Subscribe to newsletter

¡Únete a la comunidad financiera más chida!

Toda nuestra buena onda financiera directito a tu correo, además de noticias, eventos y contenidos especiales.

¿Te gustó el artículo? ¡Dale share!

Dale like o guárdalo para verlo más tarde

Artículos relacionados