Todos tenemos esa experiencia en nuestros curriculums donde podemos decir cualquiera de estas tres: 

  1. Aprendí de todo, pero volé a un lugar mejor.
  2. No me apreciaban y ni aprendí nada.
  3. Aprendí mucho y me contrataron por más tiempo.

Ahora, tal vez creas que estamos hablando de 3 personas diferentes, pero la realidad es que en las 3 opciones resultan ser la misma persona… al inicio. 

Tú como empresa, ¿qué quieres que tu practicante diga de ti?

Todo está en el proceso y evolución, para que un intern o practicante te dé su proactividad y esfuerzo felizmente, tienes que dar a cambio lo siguiente:

 

  • Las ganas de aprender y el potencial son tu papel en blanco. 

Tener un intern no es tener un “chambitas” es valorar otro punto de vista de tu negocio y nuevas ideas para mejorar o incluso el nuevo líder de un proyecto. 

¡Dale voz y poder de decisión a tu intern!

–No me ofrecen esto, pero me dejan decidir y hacer esto–

Dos hombres en una acera platicando

  • No le puedo pagar lo que quiere.

Ok, no todo lo que se obtiene a cambio debe ser dinero, puedes ofrecer un apoyo económico y complementarlo con otro tipo de intercambio. Puedes preguntarle qué es lo que espera de ti. 

Tú como empresa ¡abre esta conversación! y sé humilde en este tema, escucha y haz lo que esté en tus manos.

persona preguntando qué es lo que te gustaría ganar

  • Hay que trabajar con lo que hay.

Démosle la vuelta a esta frase y proyectémosla al intern.

No sabe varias cosas, ¿pero qué sí sabe? Y cómo tú puedes utilizar estas habilidades a favor del negocio. Pregúntale sus hobbies y qué plataformas o herramientas sabe usar.

ventajas de los interns

  • Un intern, una relación de largo tiempo.

Ofrece a los practicantes un plan de desarrollo, no solo un proyecto o una tarea que nadie quiere. Esto te dará un plus sobre otras empresas, ya que estás dando objetivos y recompensas. Recuerda, si no hay un objetivo claro y recompensa, las tareas se vuelven monótonas y sin sentido.

evolución de un pasante

  • Después del aprendizaje, ¡a la práctica! 

Dale proyectos de nivel medio a alto, delega con toda la confianza de que lo aprendido lo aplicará correctamente.

Después de estos consejos verás que con el paso del tiempo, los practicantes se volverán empleados necesarios para la empresa y su potencial será complementado con la experiencia que tú les has enseñado.

Etiquetas:
Emprendimiento
Subscribe to newsletter

¡Únete a la comunidad financiera más chida!

Toda nuestra buena onda financiera directito a tu correo, además de noticias, eventos y contenidos especiales.

¿Te gustó el artículo? ¡Dale share!

Dale like o guárdalo para verlo más tarde

Artículos relacionados