La cuarentena del COVID-19 es para mantenernos a salvo y evitar el contagio a más personas pero, ¿qué otras cosas han cambiado?

 

El horario:

Estábamos acostumbrados a un ritmo de locura y ahora la prisa ha desaparecido.

 

Los outfits:

¿Pijama? ¿activewear? ¿ropa como si fuéramos a salir? ¿mitad formal y mitad pijama para las reuniones digitales?

 

La ansiedad:

La infodemia del COVID-19 y las noticias que leemos a diario nos tienen con la desesperación y la tristeza al alcance de un post.

 

La empatía:

Hay personas que por trabajo no pueden quedarse en casa y los que sí, debemos ser conscientes y apoyarlos en lo que podamos.

 

Nuestro dinero:

El cómo lo gastábamos o ahorrábamos.

¿Qué hemos enfrentado durante este encierro?

  • Al comienzo, lo tenías bajo control, juntaste el presupuesto de tus fines de semana y tu gasto del super, con eso compraste lo necesario para no salir.
  • Comenzaste a ordenar tus finanzas para ver en qué podías reducir gastos.
  • Te diste cuenta de que te sobró dinero, según tú ibas a ahorrar pero llegó Amazon y comenzaste a comprar cosas que no necesitas.



  • ¡Llegaron tus compras de Amazon! Lo disfrutas, lo usas, haces cuentas y te da un mini ataque de pánico porque sabes que no debiste haber gastado en tiempos de incertidumbre.

 

  • La despensa no te duró porque te aburres tanto que solo comes, o te dan ataques de ansiedad y asaltas el refri o peor, pides comida a domicilio porque ya te dio flojera cocinar.

 

  • Día nuevo. Planeas tus comidas, cocinas y guardas para la semana. 

Llega el fin de semana y como “te portaste bien”, gastas todo de nuevo en comida a domicilio.

 

¿Qué diría tu dinero de estas actitudes?

  • ¡Muy bien! Juntamos fuerzas y no tuvimos que pedirle ayuda a la tarjeta de crédito.
  • ¡Qué bueno que me cuidas! Aunque esto debió haber sido hace mucho.
  • ¿En serio lo necesitas? Mejor regresa a trabajar, respira y no te distraigas. 

  • ¡No, no más Uber eats! Todavía tienes comida en el refri.
  • ¡Te dije! Ahora qué vas a hacer y no me digas que tarjetazo porque eso no es una solución a tus compras de impulso.

  • Ok, vamos un día a la vez.

Creo que este tiempo en casa está sacando conductas que ya traíamos, pero lo importante es que nos demos cuenta y las cambiemos.

Cuando volvamos a la normalidad, nuestro dinero estará más en forma o mínimo tus gastos serán más conscientes porque ya pasaste este obstáculo.

Tu dinero te lo va a agradecer.

 

Etiquetas:
Temporada
Subscribe to newsletter

¡Únete a la comunidad financiera más chida!

Toda nuestra buena onda financiera directito a tu correo, además de noticias, eventos y contenidos especiales.

¿Te gustó el artículo? ¡Dale share!

Dale like o guárdalo para verlo más tarde

Artículos relacionados