Cuenta la leyenda que hace muchos años, las personas trabajaban toda su vida productiva, y al llegar a la edad de retiro, simplemente hacían el trámite y recibían su pensión o jubilación. Pero debido a la transición demográfica que vivimos, la insostenibilidad financiera, entre otros, el 1° de julio de 1997 entró en vigor la nueva Ley del Seguro Social, lo que sería el inicio de las ya famosísimas AFORES (Administradoras de Fondos para el Retiro), y como diría la canción de Emanuel: “Todo se derrumbó, dentro de mí, dentro de ti”.

Y es así como no solo el gobierno y el patrón serían los únicos responsables de nuestro retiro. Ahora nosotros también tendríamos que empezar a aportar, y de manera obligatoria!!!

Rihanna dice what?

Mi AFORE no será suficiente

La verdad es que antes de que se aprobaran los cambios a la Ley del Seguro Social, nuestras aportaciones a la AFORE eran del 6.5% de nuestro salario mensual, del cual nosotros poníamos el 1.125%, el gobierno el 0.225%, y nuestro patrón el 5.15%.

Estos números nos daban una tasa de reemplazo en promedio del 26% al momento del retiro, lo que se refiere a que si tu ingreso era de $30,000 mensuales, tu pensión quedaría en $7,800 (OUCH).

Obviamente con esto no te iba a alcanzar para llevar tu estilo de vida al que estabas acostumbrado@, y el gobierno lo sabía, por eso le urgía hacerle saber a la gente que tenía que ahorrar por su cuenta, independientemente de lo que fueran acumulando en su cuenta de AFORE.

chico tomando agua

Pero hubo cambios en la Ley del Seguro Social

Recientemente se aprobaron algunos cambios en la Ley del Seguro Social, que resultaron a nuestro favor, pues ahora nuestras aportaciones obligatorias pasarán de un 6.5% a un 15%, lo que nos dejaría con una tasa de reemplazo de aproximadamente 60%.

Pero de acuerdo a la OCDE (Organización para la Cooperación y Desarrollo Económico) y al BID (Banco Interamericano de Desarrollo), para obtener una pensión digna necesitamos que nuestra tasa de reemplazo sea por lo menos entre el 70% y 80% de nuestro último sueldo.

Si bien ya no estaremos en la calle de la amargura con una tasa de reemplazo del 26%, es fundamental complementar estas aportaciones con un ahorro adicional.

Pero como aquí en México no estamos precisamente en las grandes ligas en cuanto a cultura del ahorro, tenían que motivarnos ($$$) para comenzar con un ahorro para el retiro en lo particular, y vualá, nace el Plan Personal de Retiro (PPR), donde por cada peso que ahorras, “Hacienda te devuelve”… 

hombre feliz con su dinero dice yes

Top 5 de los beneficios que tendrás con tu Plan Personal de Retiro (PPR)

Si todavía no me crees, checa los beneficios que tendrías al contar con un Plan Personal de Retiro, y sí, Hacienda sí te devuelve:

  1. Ahorro deducible: Puedes deducir hasta el 10% de tus ingresos brutos anuales, o hasta 5 UMAS (Unidades de Medida y Actualización) elevadas al año, lo que resulte menor.

  2. Más dinero a tu bolsillo: Es independiente al resto de los gastos personales que estamos acostumbrados a declarar, lo que se traduce en una mayor devolución.

  3. Recuperas impuestos: Podrías tener una devolución aproximada del 30% con respecto a lo que ahorres año con año. Si quieres conocer más sobre esto, puedes reservar una asesoría conmigo aquí.

  4. Fondos exentos: No sólo ahorras, los fondos en los que se invierte tu dinero son exentos, lo que te genera un mayor rendimiento.

  5. Retiro Digno: Crearás el ahorro necesario para mantener el mismo estilo de vida (o lo más cercano) al que estás acostumbrado.

Otra estrategia a considerar para aprovechar los beneficios fiscales, es la Cuenta Especial para el Ahorro (CEA), la cual te permitirá disminuir la carga impositiva en un plazo mínimo de 5 años. Con esta puedes diferir el impuesto sobre la renta, con la posibilidad de pagar el impuesto correspondiente en el año que decidas y mejor te convenga.

chica hace hi five con ella misma y festeja

Planeando mi futuro

En resumen, los cambios en la ley nos favorecieron,  sin embargo, no debemos echar en saco roto los beneficios que nos deja tener nuestro plan personal de retiro. Y así como tenemos la obligación de declarar y hacer frente a nuestros compromisos fiscales, también tenemos el derecho a deducir y sacarle jugo a ese dinerito que nos puede caer extra.

Lo importante de todo esto es tomar el control de nuestro retiro y comenzar a planearlo con tiempo. ¿Estás list@?

Subscribe to newsletter

¡Únete a la comunidad financiera más chida!

Toda nuestra buena onda financiera directito a tu correo, además de noticias, eventos y contenidos especiales.

¿Te gustó el artículo? ¡Dale share!

Dale like o guárdalo para verlo más tarde

Artículos relacionados