¿Cómo hacerle para sentirnos mejor?

¿Es verdad que todo implica un gasto?

¿Necesariamente debo gastar una fortuna para invertir en mi bienestar?

Existen muchas maneras para apapacharte sin la necesidad de gastar dinero.

Aquí te dejamos varias opciones para que tú y tu cartera sonrían.

1- Comencemos con el detox digital

Pasa un día completo sin redes sociales y observa qué pasa.

Luego llegamos a creer que de verdad no podremos sobrevivir sin Instagram, Tik Tok, Facebook, etc.

La realidad es que el escenario no es tan catastrófico como nos lo imaginamos en nuestra cabeza.

Te contaré mi historia: 

Me di cuenta que mis hábitos con el celular eran completamente un desastre.

Llegaba a mi casa y lo primero que hacía era acostarme en el sillón y sumergirme en Instagram durante mucho tiempo.

A ratos me levantaba a “hacer otra cosa que no tuviera qué ver con mi celular” pero al poco rato volvía a clavarme en stories, posteos y videos; y así se me iban las tardes.

Un día me harté tanto de mí misma y de mis hábitos que -sin pensarlo-, desinstalé Instagram. No les puedo explicar la ansiedad que me daba a ratos pero hoy confirmo que fue la mejor decisión.

A partir de eso, me di cuenta de cuántas horas se me iban en Instagram y no saben qué paz saber que al fin mis tareas se estaban resolviendo porque mi energía estaba completamente enfocada en eso.

Mis niveles de estrés bajaron porque noté que poco a poco se fueron palomeando mis pendientes en el calendario. De hecho, escribí en un post- it “No abrir Instagram, Facebook, Twitter y Tik Tok hasta que termine mis tareas del día” y lo pegué en mi refri para jamás olvidarlo. Al final de todo, me di cuenta que sí puedo estar sin “redes sociales” y que NO ME PASÓ absolutamente nada.

Enfócate, ten una libreta y lápiz a la mano. Checa qué tareas quieres cumplir y palomea tus metas cada día. Una vez que cumplas tus objetivos, date chance de revisar tus redes sociales, solo no te claves. Recuerda que no son lo más importante de tu vida.

Nota* Si dependes de las redes sociales para poder hacer tu trabajo está ok pero entra solo a lo necesario, no te distraigas con otras cosas que nada tienen qué ver con tu trabajo y que si te quitan un montón de tiempo.

2- Cura tus redes

¿Qué te hace sentir bien?, ¿Qué te quita paz?, ¿Qué cuentas te suman?, ¿Cuáles no?
Deja de seguir a todos esos influencers o personas que en lugar de ser inspiración te provocan ansiedad o frustración.

¿Por qué ello/as sí y yo no?, ¿Por qué su vida es “perfecta” y la mía no?

Recuerda bien esto: Lo que ves en redes sociales no es la vida real. The real life está afuera, en esos momentos en los que no estás poniendo atención al teléfono.

Suele pasar que las redes sociales son donde sentimos desconexión, porque todo el tiempo estamos siendo atacados por tendencias, productos para “ser mejores” e influenciados por vidas de personas famosas o no famosas que muchas veces nos dan la sensación del ¿Por qué no me pasa esto a mí?

Tener un “feed” bonito en Instagram es demasiado cansado. 

scrolling feed

3- Keep moving

Decídete a dejar de posponer tu alarma y levántate pronto.

Aunque haga frío y no te quieras quitar la pijama, hazlo.

Hay miles de pretextos para no hacer “lo que dijiste que ibas a hacer” pero una vez que lo cumples, el resultado es increíble.

Nosotros como humanos (personas vivas) necesitamos canalizar nuestra energía, emociones contenidas y preocupaciones en algo que nos haga liberarlo.

Ejemplos: salir a correr, tomar clases de baile, hacer yoga, boxeo, brincar la cuerda, caminar, etc.

Si lo analizas, todas estas actividades son gratis, el reto está en querer hacerlo.

Créenos que tu cuerpo te lo va a agradecer infinitamente.

El reto verdadero está en querer un cambio de hábitos. Busca la actividad que te traiga más paz y mindfulness.

dos amigos durmiendo en el avión

4- Sé tu propio Masterchef

Conviértete en Masterchef con lo que tienes en la alacena. Basta con abrir tu refri y echar un ojo a los recursos que sí tienes en ese momento.

No siempre es necesario comprar comida, muchas veces puedes armar algo delicioso con lo que tienes en tu casa. No te acostumbres a comprar comida para toda ocasión.

Por ejemplo: Yo, la semana pasada me dispuse a no gastar dinero en comida y decidí armar distintos platillos con comida que ya tenía en mi despensa y ¿saben qué? lo logré.

Me di cuenta que sí está padre comprar comida cuando el momento así lo requiere pero cocinar por tu cuenta también puede llegar a ser algo terapéutico y te hará gastar menos de lo que estás acostumbrado a gastar. Además de que cocinar por tu cuenta tiende a ser mucho más saludable que comprar fast food.

Hay una frase que dice “a limpiar el alma tirando la basura” y aplica perfecto para todo. 

Cuida lo que comes, lo que ves y lo que consumes en general

bob esponja chef

5- Aprende a echarte flores aún cuando no sean días fáciles 

Si tienes bloqueo de creatividad. Escribe todos los días lo que se te ocurra por 3 páginas. Sin orden y sin planes, la idea es que despejes todas las ideas que tienes atoradas en tu mente y eso solo se disuelve una vez que lo vacías en un documento de Word, Google Docs, en papel, etc. El chiste es vaciar la cabeza.

ilustración de una chica vaciando su cabeza

Aprende a festejar tus logros (por pequeños que sean)

Date afecto en voz alta, sin pena. Aprende a echarte flores a ti mismo/a, date tú primero todo lo que quieras que el mundo externo te dé.

Sé amable contigo y sonríete frente al espejo. 

Todos estos consejos no te costarán un solo peso y te ayudarán muchísimo para sentirte bien a nivel mental, corporal y financieramente.

La vida es tan obvia que por eso la complicamos.

Etiquetas:
Educación
Subscribe to newsletter

¡Únete a la comunidad financiera más chida!

Toda nuestra buena onda financiera directito a tu correo, además de noticias, eventos y contenidos especiales.

¿Te gustó el artículo? ¡Dale share!

Dale like o guárdalo para verlo más tarde

Artículos relacionados