Cuando uno se mete en ondas del SAT pronto pierde el rumbo. Son tantas especificaciones y cláusulas que el cerebro se bloquea. Es una lata, la verdad.

Precisamente por eso hoy empezaremos por lo más básico: La deducción de impuestos y las facturas son la misma cosa (visualiza a estas dos palabras como algo que depende una de otra para poder existir).

Te armamos una guía básica para que despejes dudas y para que llegues con el panorama más claro a nuestro taller de “Impuestos para mortales”.

1- Lo que necesitas para emitir una factura y comenzar a deducir impuestos: 

-Estar dado de alta en el SAT.

-El régimen más común es: “Personas físicas con actividades empresariales y profesionales” (si no tienes idea de cuál eres, date una vuelta por el SAT, busca un contador o asesor, ellos te tirarán paro).

-Tu RFC

-Razón Social: Eres tú con tu nombre completito o tu empresa (que ya debe estar registrada en el SAT).

-Uso CFDI: dos de los más comunes son “gastos en general” o “por definir”.

-Tu mail

-La dirección que registraste cuando te diste de alta en el SAT

-Tu celu

-Código postal de la dirección que registraste

2-¿Qué es la deducción de impuestos?

La deducción de impuestos es cuando te restan algunos gastos hechos por ti con tus ingresos anuales reportados al SAT (o sea que todo dependerá de las facturas que emitas en un año).

3- Requisitos generales

Para deducir cualquier gasto, compra o inversión, es necesario tener el comprobante (factura, recibo de honorarios o de arrendamiento).

Haz una carpeta de las facturas que emites por mes y sé ordenado.

4-¿Qué puedes deducir?

Tus facturas deben estar a tu nombre y debes tener claro qué cosas SÍ son deducibles. No se trata de pedir factura por todo lo que compraste para la despensa, se trata de identificar cómo estás dado de alta ante el SAT y qué productos/servicios te ayudarán a deducir impuestos. A todos nos cae de lujo un dinerito extra.

5- Lo que sí puedes deducir

Año con año tienes que hacer tu declaración anual. Para saber cuánto dinero te toca pagar de impuestos se sacará el promedio entre la cantidad de dinero que recibas al año y la que declaras ante el SAT.

Una buena noticia es que hay altas posibilidades de que recibas saldo a favor si es que tienes registro de gastos específicos que puedas comprobar y que se consideran para ser descontados de los impuestos a pagar al SAT.

Estas son algunas cosas que puedes deducir (según datos del artículo 176 de la Ley del Impuesto Sobre la Renta).

  •         Honorarios médicos dentales y gastos hospitalarios.
  •         Hospitalización, estudios clínicos, prótesis, lentes y servicio de enfermería (las medicinas que se compran directamente en las farmacias no son deducibles, a excepción cuando de que estés hospitalizado y debes pagar con transferencia, cheque o tarjeta de crédito).
  •         Créditos hipotecarios para casa habitación
  •         Aportaciones complementarias de retiro a su afore, a planes personales de retiro. (También las aportaciones voluntarias a la a AFORE de hasta un 10% de los ingresos anuales.)
  •         Primas por seguros de gastos médicos. (aplica para tu esposx e hijxs).
  •         Transportación escolar (esto es deducible porque el SAT agradece que contribuyas para evitar el congestionamiento vehicular. No olvides pagarlo con transferencia, cheque o tarjeta).
  •         Donativos
  •         Gastos funerarios. (esto dependerá del área geográfica del salario mínimo donde estés viviendo).
  •         Colegiaturas (limitado hasta el desde el preescolar al bachillerato (la universidad no es deducible).

6- Nunca te confíes

Aunque creas que puedes pasar desapercibido, el Servicio de Administración Tributaria tiene ojos por todos lados y siempre anda buscando incongruencias entre los ingresos y los gastos de los contribuyentes. 

7- La Prodecon te hace paro

Cualquier aclaración busca a la Prodecon (mejor conocido como el ángel de la guarda de los contribuyentes).

Este es su correo: atencionalcontribuyente@prodecon.gob.mx 

 

 

 

¿Te gustó el artículo? ¡Dale share!

Dale like o guárdalo para verlo más tarde

Artículos relacionados