Algunas empresas han optado por cambiar el pago de sus nóminas, pasando de quincenal a mensual y para muchas y muchos Godínez, eso ha significado un serio problema.

Ya que estabas acostumbrada/o a que cada quincena tenían el 50 % de su sueldo y sabías que para la próxima quincena tendrías el resto, pero qué pasa cuándo te dan el 100% de tu sueldo y aún tienes el chip de que para la otra quincena vas a recibir otra parte más.

¡Oh no, oh no, oh no, no, no, no, no! Estamos en serios problemas.

Persona sorprendida en cajero

En busca del equilibrio

Al tener todo el dinero en una sola exhibición debes de ser prudente y respirar hondo y repetir tu nuevo mantra

"Contrólate ya no debes gastar todo el dinero", "Ya no es quincenal sino mensual".

oveja meditando

 

Casualmente llega el payday y todos somos ricos e imparables, pero el resto del mes, ¡Caray! ya estamos comprando las maruchan.

persona en día de pago y resto del mes

Este va a ser un nuevo reto: Encontrar un equilibrio entre unas finanzas sanas y no morir en el intento. Para que eso no te pase, vamos a poner manos a la obra. Es importante sacar libreta, pluma o usar el buen Excel y tener un calendario.

Ojo, antes de empezar debes de tener tu presupuesto bien elaborado. Si aún no lo tienes, puedes descargar el formato gratuito de “Ingresos y Gastos” aquí. Solo necesitas iniciar sesión con tu cuenta, en caso de no tenerla puedes crear una cuenta.

¡Empecemos!

  1. Vas a buscar en el calendario los “días de pago” de todo el año, recuerda que a veces cae en fin de semana y puede que se adelante o se atrase.

  2. Vas a marcar los pagos fijos que tienes, tales como: renta, Netflix, ahorro, luz, internet, tarjeta de crédito, etc. Por ejemplo: si el pago de la tarjeta de crédito está casi al final del mes y no crees llegar con dinero para esa fecha, puedes solicitar el cambio de la fecha de corte de tu tarjeta.
  3. Si en tu banca en línea te dan la opción de hacer “Apartados”, realiza estos apartados de todos tus gastos fijos para que ese dinero esté separado de tu cuenta de débito.

  4. Pero si no te da esa opción, haz la suma de todos esos gastos y mentalízate para no gastar ese dinero.

  5. También considera tus gastos variables ya que son aquellos que no haces de manera constante y son un gasto significativo para tu bolsillo, por lo que te recomiendo tenerlos a raya.

  6. ¡Recuerda! No debes de terminarte todo tu sueldo al final del mes, al contrario, ponte como meta conservar un porcentaje y conviértelo en un ahorro extra.

 

Una vez que haces este ejercicio lo puedes hacer todos los meses, al principio será un poco agobiante, es similar a comenzar una dieta, pero una vez que te acostumbras ya es más fácil. Recuerda siempre hacer un presupuesto escrito y anotar todos los gastos que estás realizando, ya que si lo haces mentalmente es más fácil que olvides ciertos gastos importantes que tienes mes a mes y caer en algunas deudas.

 

Etiquetas:
Empleo
Subscribe to newsletter

¡Únete a la comunidad financiera más chida!

Toda nuestra buena onda financiera directito a tu correo, además de noticias, eventos y contenidos especiales.

¿Te gustó el artículo? ¡Dale share!

Dale like o guárdalo para verlo más tarde

Artículos relacionados