Un día normal en la vida de Mariana:

  • 7:00 am Suena la alarma y lo primero que hace es revisar su celular. Responde algunos mensajes, abre Instagram y se dirige a su lugar favorito: la app de Amazon

  • 7:50 am Ya pasaron 50 minutos y Mariana no ha dejado de ver la sección de tenis, pijamas y abrigos. No piensa en otra cosa, se la pasa imaginando el delicioso olor a ropa nueva.

  • 8:00 am Se mete a bañar pero no deja de sentir esa urgencia irresistible de comprar masivamente objetos innecesarios.

  • 8:40 am Llega tarde a su junta de trabajo.

  • 9:30 am Termina su junta pero enseguida le da un bajón emocional porque acaba de recordar que extraña mucho a su ex novio y para llenar ese vacío emocional se dispone a comprar todo lo que se le ocurre.

  • 10:45 am Tiene varias llamadas perdidas. Ella sabe que es el banco, debe varias mensualidades de sus 5 tarjetas de crédito pero aún así, no deja de comprar.

  • 11:30 am Vuelve a tener un bajón emocional, se arrepiente de las compras que hizo y siente culpa de haberlo hecho. 
  • 12:15 pm No ha entregado los pendientes que le encargó su jefa. No se concentra. Siente una oleada de euforia y ansiedad porque quiere comprar un librero que encontró en ‘oferta’.

  • 2:00 pm Recibe una llamada de su hermana que le avisa que está por llegar de visita a su departamento.
    Mariana siente ansiedad, nerviosismo e irritabilidad. Corre a esconder los estados de cuenta, facturas y tickets que están sobre la mesa porque no quiere que nadie se dé cuenta que ha gastado un montón de dinero en cosas innecesarias.

  • 3:30 pm Su hermana llega y se sorprende por el desastre que hay en el departamento.
    Mariana se molesta y le pide que se vaya de su casa jajaja.

  • 4:45 pm Pide comida a domicilio (a pesar de que tiene todo lo necesario en el refri para prepararse algo de comer).

  • 5:50 pm Trata de concentrarse pero no puede terminar con sus pendientes del trabajo. Parece que sus ojos son imán de ofertas online.

Y así son sus días. Lleno de subidones y bajones. A veces feliz, a veces con culpa.
¿Alguna vez te has sentido como Mariana?

Chica con un carrito del súper miniatura

Preguntas clave para conocer tus hábitos financieros

Responde con sinceridad (sí o no):
¿Comprar te produce felicidad?, ¿Compras cosas que no necesitas?, ¿Compras todas las semanas o todos los días?, ¿Tienes muchas deudas?, ¿Tienes sentimientos de culpa después de tus compras?

 Si respondiste más de tres ‘SÍ’ te urge poner orden en tu relajito financiero.

chico en el supermercado comprando todo lo que se encuentra

¿Qué hagoooo? Aiuda

Luis Guadarrama es uno de los nuevos asesores top de Querido Dinero y obvio que le pedimos algunos consejos sobre: ¿Qué consejo le darías a un comprador compulsivo para que empiece a poner orden a sus finanzas?

Él nos respondió:

No hay que maldecir las compras pero quiero que tengas una mejor relación con tu dinero y pongas en orden tus finanzas, por eso te dejo los siguientes consejos que te pueden ayudar a reducir esas compras compulsivas.

mujer comprando todo lo que se encuentra en el supermercado

  1. Realiza un presupuesto

Para poner en orden tus finanzas, es necesario saber cuáles son tus gastos fijos (y tus gastos hormiga), realizar un presupuesto y apegarse a él en la medida de lo posible todos los meses. (Para este punto, tu aliado más grande es Excel, date una vuelta por Haz tu presupuesto básico y descarga el documento.

  1. Ponte una meta

Como todos sabemos, lo que no se mide no prospera, por esta razón te proponemos pensar en algo que siempre hayas deseado y no has podido comprar por su precio. Ve guardando una cantidad fija todos los meses hasta juntar el total, con esto reducirás tus compras compulsivas (al tener menos dinero disponible) y en el mejor de los casos, creará el hábito del ahorro.  

  1. ¿De verdad lo necesito?

La respuesta a esta pregunta es clave para saber si estás haciendo una compra inteligente o una compra compulsiva. Si la respuesta es sí, cómpralo. Pero si lo dudas por un segundo, mejor detente, medítalo y mejor ahorra (o invierte) esa cantidad.

muñequito ansioso que no puede dormir

  1. Crea listas

Antes de salir de casa, realiza una lista de las cosas que realmente necesitas comprar, así evitarás la tentación de comprar todo lo que dice “oferta” en el anaquel (o “antojo” en tu mente).

  1. Las ofertas no siempre son buenas

Si eres de las personas que no tienen hijos, pero compran pañales porque estaban al 2x1 es momento de hacer una pausa a tus compras y pensar en lo siguiente: NO TODAS LAS OFERTAS SON BUENAS, muchas veces compramos cosas por esas palabras mágicas (“descuento”, “2x1”, “gratis”, etc.) Pon pausa antes de dar el tarjetazo y regresa al punto 3.

chica invitándote a aprovechar las ofertas

  1. Cuidado con la tarjeta de crédito

La tarjeta de crédito puede ser tu aliado utilizándola sabiamente. Tenerla en tu mano para dar “el tarjetazo” puede pasarla al lado oscuro y convertirse en tu peor enemigo. 

Está comprobado que al utilizar la tarjeta de crédito, tu cerebro libera serotonina (la droga de la felicidad) ya que obtienes lo que querías “gratis” (al menos por un mes), pero debes tener en mente que cualquier compra hecha con tu tarjeta (aunque sea a meses sin intereses) es menos dinero en el futuro (a fin de cuentas casi nada es gratis en esta vida).

  1. Consume Local

Revisar constantemente el contenido de Querido Dinero te ayudará a tener una mejor relación con tu dinero, administrarte mejor, planificar tu futuro y conseguir la libertad financiera. 

hombre comprando productos en el supermercado

Consejo Final:

Si quieres un traje a la medida en el área de tus finanzas personales, acércate con Luis Guadarrama, él analizará tu caso y te ayudará a cumplir tus objetivos.

 

Subscribe to newsletter

¡Únete a la comunidad financiera más chida!

Toda nuestra buena onda financiera directito a tu correo, además de noticias, eventos y contenidos especiales.

¿Te gustó el artículo? ¡Dale share!

Dale like o guárdalo para verlo más tarde

Artículos relacionados