Para aquellos que creen que son muy viejos para empezar una idea, compartimos casos de profesionales y emprendedores que destacan a nivel mundial, pero que durante su juventud e incluso la etapa adulta no gozaban de mucha fama ni éxito. Ahora es el turno de Harland Sanders, fundador de KFC.

No hay razón para ser el hombre más rico del cementerio. No se puede hacer ningún tipo de negocio a partir de ahí.

El coronel Sanders de KFC, el señor canoso de traje blanco y corbatín negro, cocinó su famoso pollo frito desde 1929 en una estación de servicio en Corbin, Kentucky. Aquí inventó el concepto de vender comidas completas a familias estaban ocupadas y con poco tiempo para atender sus asuntos. Fue hasta la edad de 65 años que aprovechó su fama estatal para lanzar más franquicias, acordando pasar “la receta secreta” a cada franquicia a cambio de 5 centavos de dólar por cada pieza vendida. Mientras el coronel vivió, KFC abrió 600 franquicias en todo Estados Unidos.

Sólo he tenido dos reglas: Haz todo lo que puedas y hazlo lo mejor que puedas.

 

¿Te gustó el artículo? ¡Dale share!

Dale like o guárdalo para verlo más tarde

Artículos relacionados