La vida laboral no es nada fácil, en ocasiones nos encontramos con personas que son muy difíciles de tratar, no es nada raro ya que convivir más tiempo del que pasamos en nuestras casas es un poco complicado, pero si a eso le sumamos que hay un tipo de compañeros que particularmente nos van a hacer muy complicada la convivencia en el trabajo porque en la primera oportunidad que pueden nos van a pedir dinero prestado, las cosas cambian.

Y aunque todos nos hemos encontrado con alguien conocido que está pasando por problemas financieros y nos pide dinero prestado, la situación es diferente cuando sucede en nuestro lugar de trabajo porque ¿Qué pasa cuando esto sucede en la oficina de manera frecuente? ¿Cómo afectan estas personas el ambiente laboral? El día de hoy te vamos a contar sobre los problemas que genera el tener deudores compulsivos en el trabajo para que sepas identificarlos o peor aún que sepas si eres uno de ellos y no lo hayas notado.

Hombre quiere saber

¿Qué es un deudor compulsivo?

Un deudor compulsivo es una persona que hace de deber dinero su forma de vida. Se caracterizan por vivir invadidos de angustia por la premura de cumplir sus obligaciones y entonces toman una nueva deuda para pagar las anteriores. Lo que genera un círculo vicioso del cual no pueden salir.

Algunas de las características que presentan son:

  • Tener el hábito de pedir pequeños préstamos (desde un lápiz hasta una cantidad pequeña de dinero) y nunca los devuelve.
  • Acostumbran a comprar por impulso.
  • Están frecuentemente en “crisis financiera”.
  • Les gusta llegar al límite: agotan sus ingresos rápidamente, se exceden constantemente o llevan el saldo de la tarjeta a sus extremos.
  • Mantienen una esperanza de que “alguien” o “algo” acudirá a rescatarlos de sus graves problemas financieros.

mujer pagando deudas

Deudores compulsivos en el trabajo

El principal problema de conocer un deudor compulsivo en el trabajo es que genera un ambiente laboral complicado. Sería muy fácil decir, “sólo no le prestes dinero y ya todo se soluciona”, pero sabemos que esto no es así, separar la vida personal de la laboral es algo casi imposible porque las horas de convivencia que tenemos nos obligan a estar en contacto con todos, incluso más tiempo del que nos gustaría y esto quiere decir que si puedes identificar a un deudor compulsivo es porque seguramente ya tienes la experiencia de haberle prestado dinero o has escuchado a tus compañeros sobre el hecho de que siempre pide prestado.

Hombre presta dinero

Está situación además de incómoda no es nada sencilla de manejar, porque tenemos dos problemas en nuestra contra, no sabemos decir que no y nos da pena cobrar el dinero que prestamos. Y si a esto le sumamos que es dentro de nuestro trabajo la cosa se complica porque queremos evitar problemas y por eso caemos en las manos de personas que buscan obtener dinero prestado a toda costa.

Tener a una persona que sólo busca a los demás para pedirles dinero genera problemas de comunicación entre los compañeros, enojos, malentendidos, conflictos ya sea por el atraso en la fecha de pago o por el simple hecho de que no va a pagar nunca la cantidad que pidió y esto tarde o temprano va a influir en la calidad del ambiente laboral de la compañía. 

mujer enojada oficina

¿Qué hacer cuando encuentras uno en el trabajo?

Seguro te estarás preguntando ¿y entonces qué hago? ¿le presto o no le presto dinero? Y la respuesta es, no te tomes este tema tan a la ligera. Cuando hablamos de prestar dinero es algo que debe ser analizado y reflexionado porque debes ser consciente de que si prestas ese dinero existe la posibilidad de que no regrese a ti, por lo tanto, debes considerar tu situación financiera actual antes de tomar una decisión de esa naturaleza.

Por otro lado, recuerda que estamos hablando de un compañero de trabajo, al cual tendrás que seguir viendo pase lo que pase, por lo que si terminas disgustado con él por no devolverte tu dinero o simplemente se vuelve costumbre que le prestes dinero, no podrás hacer mucho para evitarlo, no olvides que es una persona acostumbrada a esta forma de vida por lo que no tendrá el menor reparo de repetirlo con tal de satisfacer el problema que está enfrentando.

mujer confundida

¿Y si soy yo?

Si después de leer lo anterior te diste cuenta de que tú eres el que ha comenzado a vivir en la oficina pidiendo dinero prestado a los demás, es momento de que hagas un poco de consciencia y veas que ese comportamiento trae serias consecuencias para tus finanzas, tus relaciones personales y tu trabajo. 

mujer eres tu

Conocer a una persona que sólo se acerca a ti para pedir dinero es muy incómodo, pero cuando es en el lugar de trabajo se convierte en una bomba de tiempo que terminará por ocasionar grandes problemas en la relación entre los compañeros, sólo recuerda antes de caer en la duda de si prestar dinero o no, que la mejor manera de proteger tu trabajo y tu patrimonio es con el sentido común y que tomar decisiones financieras se debe realizar primero con la cabeza y después con el corazón.

mujer pensando

 

Subscribe to newsletter

¡Únete a la comunidad financiera más chida!

Toda nuestra buena onda financiera directito a tu correo, además de noticias, eventos y contenidos especiales.

¿Te gustó el artículo? ¡Dale share!

Dale like o guárdalo para verlo más tarde

Artículos relacionados