En algunas ocasiones tener un balance entre la vida personal y el trabajo, pareciera difícil, pero cuando existe una enfermedad crónica obtener un equilibrio entre estas tres variantes pareciera que es todo un reto. Lo cierto es que cada vez conocemos a más personas con alguna afección crónica, tal vez, con diabetes, hipertensión, tiroides, gastritis crónica, entre otras. Cuando llega una enfermedad de este tipo, la realidad es que nos cambia la vida por completo, cambiando hábitos, horarios, alimentación, medicamentos, etc. 

medicinas

Cuándo nos dicen enfermedad crónica muchos pensamos en Hipertensión y Diabetes, pero la realidad es que va más allá de estas dos enfermedades también puede ser: depresión, problemas respiratorios agudos, problemas gástricos e intestinales crónicos, obesidad, etc. 

En algún momento de nuestras vidas se llega a presentar una enfermedad, pero, ¿Cómo podemos equilibrar esta nueva situación con el trabajo? Al principio será todo un reto ya que habrá momentos en los que sientas malestar y no tengas ganas de hacer absolutamente nada, pero aquí pequeño detalle tienes que trabajar y hacer tu vida lo más normal que puedas.

equilibrio

 

Lo cierto es que vas a tener que equilibrar la vida cotidiana, tratamiento y trabajo, para eso te dejo estas recomendaciones: 

  1. Antes que nada, tranquil@, obtén toda la información de este nuevo padecimiento con tu médico, dile como es tu trabajo y tus horarios él te podría dar consejos acerca de cómo sobrellevar esta nueva etapa. Puedes investigar la enfermedad que tienes para que la puedas atender mejor y sobre todo buscar consejos que te ayuden a sobrellevarla. 

 

  1. Toma un calendario y registra cuándo estás iniciando tu tratamiento, también en este calendario anota los proyectos que tengas a tu cargo o cuándo son los días en los que llegas a tener más carga de trabajo, eso te dará un panorama para que puedas organizarte en cuestión de horarios, igual al hacer esta visualización te ayuda a empezar el trabajo uno días antes y no se te haga tan pesado.

 

  1. Una vez que te han diagnosticado tú tienes la decisión de compartirlo con tus jefes, esa es una decisión personal pero también va en relación al tipo de enfermedad que te han diagnosticado y si vas a necesitar pedir permisos para llegar tarde por citas medicas y estudios o en todo caso si en alguna ocasión te sientas incapacitado para asistir al trabajo.

 

  1. Si decidiste compartirlo con tus jefes también puedes apoyarte de tus compañeros o equipo de trabajo y te apoyen los días que tengas citas o estudios médicos. 

 

  1. $Haz un balance$, si bien sabemos que enfermarnos no es nada barato también puedes acudir al sistema de salud que tengas (IMSS o ISSSTE) y presentar un resumen clínico con tu diagnóstico y el tratamiento que te están enviando, checa si esos medicamentos los pueden proporcionar ellos o por lo menos una parte de estos. Recuerda siempre deben de poner el nombre genérico del medicamento y no el nombre comercial.  

 

  1. Realiza horarios de tu día a día, como todo nuevo hábito al principio cuesta mucho trabajo adaptarse, organiza desde tus comidas, tu pastillero con las dosis que vas a necesitar en el día, tus horarios de tu trabajo y las actividades que tengas en tu hogar. Al organizarse evitas que se te llegue a olvidar tomar algún medicamento o se te llegue a pasar el enviar algún reporte. 

Tenemos el ejemplo de Diego un chico de 30 años, desde hace más de 5 años, lo diagnosticaron con Síndrome de Intestino Irritable (SII) y por más de que seguía el tratamiento médico que le habían enviado, no mejoraba. Ya era un problema grave porque cada dos meses o menos estaba en la sala de urgencia por dolores fuertes en el abdomen y por ende llegaba a faltar al trabajo. Hasta que decidió buscar un especialista particular y el cual le envió un tratamiento en el que tenía que cambiar totalmente la forma de preparar sus alimentos y no consumir nada procesado, harinas, etc., fue un gran cambio para él ya que el ritmo de vida no le permitía cocinar constantemente, buscó un equilibrio tanto en hogar y trabajo, ya que tenía que consumir sus alimentos en horarios específicos. También llegó a un acuerdo con su jefa para que le diera flexibilidad laboral. Si bien para Diego ha sido un gran cambio en su vida, ya que fue diagnosticado con Celiaquía, este ha podido realizar un balance entre vida cotidiana, tratamiento y trabajo.

En México según datos de la Secretaría de Salud en el Anuario de Morbilidad 2019, las Veinte principales causas de enfermedad Nacional, en el 2019, fueron:  Infecciones respiratorias agudas, infecciones intestinales, úlceras, gastritis, obesidad, hipertensión, entre otras. Si bien estas no son enfermedades graves llegan a ser la entrada a enfermedades crónicas.

El ritmo de vida actual, a veces pareciera que no da tiempo de dar un respiro, pero lo cierto es que debemos que atendernos y cuidarnos a nosotros mismos y si en este momento no estás enfermo también debes de prever e ir pensando en un seguro de gastos médicos para un futuro. Y si ya te encuentras en esta etapa, tranquil@ al principio es muy difícil acostumbrarse, pero veras que con el tiempo y organizando tus horarios y nuevos hábitos todo será más más llevadero, cómo me dice mi papá, "tranquila el cuerpo se acostumbra a todo menos a no comer". 

Etiquetas:
Historias Seguros Empleo
Subscribe to newsletter

¡Únete a la comunidad financiera más chida!

Toda nuestra buena onda financiera directito a tu correo, además de noticias, eventos y contenidos especiales.

¿Te gustó el artículo? ¡Dale share!

Dale like o guárdalo para verlo más tarde

Artículos relacionados