El CAT (Costo Anual Total) es el monto que el banco cobra anualmente por prestarte el dinero del cual dispones. Sirve como un indicador comparativo con el fin de informar al público y promover la competencia. 

Funciona también para comparar productos y servicios financieros distintos, aunque tengan distintos plazos o características.

Dato: Incorpora todos los elementos que determinan el costo de un crédito, como son la tasa de interés, las comisiones, primas de seguros, excepto el IVA aplicable, además de otros elementos como la garantía exigida y la periodicidad o frecuencia de pago.


Hagamos un ejercicio:

Checa el contrato de tu tarjeta de crédito y ubica cuál es el porcentaje de CAT real.

Recordemos que el CAT se conforma de:

  • La tasa de interés
  • La cuota anual
  • Comisiones de apertura 
  • Primas de seguros, etcétera
  • O sea, todos los elementos que al final tendrás que pagar

Supongamos que tu contrato indica que el CAT equivale al 45%
Esto quiere decir que si utilizaras la totalidad de tu línea de crédito terminarías pagando (además de lo que te prestaron) el equivalente al 45% del total de tu línea asignada.

"Por lo general, entre más bajo es el CAT, menos costoso es el crédito", KardMatch.