Compramos boletos del Coca Cola Flow Fest a la mera hora.

Como siempre, a la mera hora.

El chico con el que estaba saliendo en ese tiempo me llamó para avisarme que pasaría por mí a las 5:30 de la tarde. Sinceramente tenía muchas ganas de ir porque J Balvin ¡MI ARTISTA FAVORITO!, the boy from Medellín, el rey del reggaeton, el único e inigualable.

Balvin mi amor tendría una presentación estelar esa noche y yo  tenía la convicción y las ganas de bailar todas sus canciones de principio a fin.

Había esperado este momento desde hace mucho tiempo y no podía perderme de este conciertazo porque Balvin tiene el flow, el ritmazo, el power, Balvin lo tiene todo JAJAJA.

Llámenme exagerada pero eso es lo que pienso y nadie me hará cambiar de opinión.

J Balvin cantando en un videoclip
PERO a pesar de todas las ganas que tenía de ir a ese concierto, algo dentro de mí no se sentía del todo bien. Sentía que no estaba vibrando alto jaja, no es broma.

Busqué la definición de vibrar alto para ponerlos en contexto: 

Se le conoce a la persona que se siente bien consigo misma y por ende, con su entorno.

Cuando vibramos alto nos sentimos con energía, con “suerte” o en una buena racha porque nuestros pensamientos están creando una vibración que busca y coincide sólo con frecuencias similares.

La verdad es que yo no me sentía así y aún así decidí ir.

El punto es que llegamos y ya se imaginarán: Ruido, cheves, juegos mecánicos, mucha gente, cinco escenarios y todos corriendo de un lado a otro.

Y ahí estaba yo, cansada pero contenta.

niña cansada tomada de un carrusel

Eran como las 8 de la noche y ¡PUM! Emoción total.

Comenzaron a escucharse sirenas de reggaeton. Ese era el anuncio de que el concierto de J Balvin estaba por comenzar. Balvin comenzó cantando “Con Altura” de La Rosalia. 

En ese momento en el que todo era efusividad, gritos y locura. A mí se me ocurrió pasar al baño. -Ahora que lo pienso-, neta no sé por qué elegí ese momento. Justo ese preciso momento para IR-AL-BAÑO.

Con Altura, La Rosalía

La peor decisión.

Había mucha gente y yo estaba perdiendo el control porque no estaba en donde quería estar. Por el contrario: estaba formada en una fila interminable y Balvin estaba ardiendo en fuego arriba del escenario.

Pasaron como 5 minutos y por fin llegó mi turno de entrar, así que abrí mi bolsa para sacar papel y pasó lo peor.

NO TRAÍA MI CELULAR NI MI CARTERA.

Me robaron. Abrieron mi bolsa. No me di cuenta. ¿En qué momento pasó eso?

Nomás me acuerdo y me vuelvo a enojar.

Revisé y volví a revisar. Saqué todo lo que llevaba en la bolsa y nada.
Me dieron baje. Típico de la CDMX.

Mi date se acercó a mí, me dio un beso en la mejilla y me dijo: -Ay bonita. ¿Ahora qué hacemos?-

Las canciones de Balvin seguían avanzando y yo, desconcertada, frustrada, triste, preocupada. Vibrando bajísimo.

ME- PERDÍ- DEL- CONCIERTO- DE- J BALVIN

No puede ser.

Chica llorando Nos tuvimos que salir del Autódromo Hermanos Rodríguez porque 1) las líneas telefónicas estaban colapsadas y yo tenía que llamar al banco para dar de baja todas mis tarjetas y 2) la verdad es que se me quitaron las ganas de quedarme a bailar hasta la madrugada.

Mientras mi date y yo íbamos caminando hacia la salida. Balvin estaba cantando RITMO junto con los Black Eyed Peas AJAJA ay no, de verdad, qué mala suerte.

Llamé al banco para reportar el robo de mis tarjetas y se tardaron como 1 hora en emitir el reporte. 

Mis esperanzas de volver al concierto murieron pero afortunadamente avisé del robo a tiempo y los ladrones no tuvieron chance de sacar mi dinero. 

Hasta el día de hoy, me sigue doliendo no haber disfrutado de los rolones de Balvin pero también agradezco que dentro de todo, no perdí mi dinero.

J Balvin en una alfombra roja

Ahora comprendo que en la vida pasan cosas y que muchas de ellas no están en mi control.

Lo importante es resolver, no quedarte en shock y actuar rápido.

A partir de ese día aprendí a no confiarme, llevar conmigo solo lo necesario y tener siempre mis cosas a la vista pero sobre todo, aprendí a escucharme. Si sientes que estás "vibrando bajo" o si no te sientes bien, date chance de solo estar contigo y darte cuenta de por qué te estás sintiendo así.

Yo, por lo pronto, espero ver a J Balvin en vivo en algún momento de mi vida.

Etiquetas:
Historias
Subscribe to newsletter

¡Únete a la comunidad financiera más chida!

Toda nuestra buena onda financiera directito a tu correo, además de noticias, eventos y contenidos especiales.

¿Te gustó el artículo? ¡Dale share!

Dale like o guárdalo para verlo más tarde

Artículos relacionados