Mi vida era mucho más sencilla cuando era asalariada porque mes con mes me llegaba a la bandeja de mi mail mi recibo de nómina. Nada me preocupaba porque sabía que cada quincena llegaría mi sueldo.

Todo era simple y sencillo hasta que decidí lanzarme como freelance. Gracias a eso me vi en la laboriosa necesidad de venderme en este mundo tan competitivo, salir a buscar clientes y ser mi propia jefe. 

¿Qué implica ser freelance?

Lo bueno: Puedes trabajar desde casa, puedes definir tus horarios, no usas uniforme y no tienes horarios de oficina (te puedes librar del tráfico), un día puedes trabajar en una cafetería, otro en una biblioteca, otro en el jardín de tu casa y otro, simplemente no hacer na-da.

Lo malo: Como eres tu propio jefe tendrás organizar tus tiempos (sino, creeme que perderás la cabeza).
La idea de ser freelance es ser libre pero tienes que cuidar tus finanzas, lo que ganas y lo que gastas (ahorrar para tu retiro y guardar el 20% de tus ingresos al mes para tu fondo de emergencias).

Nunca soñé con él éxito, trabajé para conseguirlo, Estée Lauder.

Lo que callamos los freelances

“¿Por qué cobras tanto si todavía vives con tus papás?”.

“¿No me lo puedes dejar más económico?".

“No tengo mucho presupuesto”.

“Me han cobrado menos”.

“No me cobres mucho, no es tanto lo que vas a hacer”.

“Te depositaré el pago dentro de unos meses”.

¿Te suena familiar? Aquí te dejamos algunos consejitos para salir invicto de estos comentarios.

Consejos para los que no tienen idea de cuánto cobrar

1-Ponte un sueldo justo
Toma en cuenta cuántas horas de tu día le dedicarás al proyecto, días trabajados a la semana y tiempo que te tomará entregar el trabajo final.

Tomando en cuenta todo esto, tendrás que delimitar el costo de tu trabajo.

2-Si no quieres hacerlo, cobra más
Así tendrás un incentivo mayor y de cierta manera, hasta te dará gusto hacer el proyecto con tal de pensar en la remuneración.

3- Tarifa mínima 
Delimita un sueldo mínimo (solo en caso de que el cliente quiera negociar un pago más pequeño) pero no te bajes de ahí.

4- Toma en cuenta a los de tu industria
Investiga cuánto cobran las personas que freelancean y hacen lo mismo que tú.

8 reglas básicas que todo freelance debe seguir

1-Aprende a ponerle costo a tu trabajo (¿cuánto por hora?)

2-Valora el tiempo y esfuerzo que requiere cada proyecto

3-Sin reglas claras, los clientes no saben reconocer los límites del trabajo (arma un contrato estableciendo tus reglas, número de correcciones que te podrán pedir, horarios de trabajo, costo total del proyecto, fechas de pago y todo lo que se te ocurra).

4- Cobra el 50% por adelantado

5- Diseña un deal: GANAR- GANAR (gana el cliente pero también ganas tú).

6- Si el cliente no está de acuerdo puedes negociar las excepciones o diseñar algo que les convenga a los dos.

7- Podrá sonar imposible pero tus clientes te tienen que caer bien (busca clientes potenciales, aprende de ellos y sigue conociendo a gente que te sume).

8- Recuérdale a tus clientes que eres un máster en lo que haces y que están en buenas manos.

La única manera de hacer bien tu trabajo es amando lo que haces. Steve Jobs

¿Te gustó el artículo? ¡Dale share!

Dale like o guárdalo para verlo más tarde

Artículos relacionados