Hace muchos muchos años (en 1930 para ser específicos), Nebraska vio nacer alguien que hoy es conocido como uno de los inversionistas más poderosos del mundo.

Sus papás lo llamaron Warren Edward Buffett.

Desde chico sabía qué onda con el mundo de las acciones, los números y las inversiones, ¿la razón? su papá era corredor de Bolsa (que en resumen es alguien que tiene autorización para hacer inversiones en el mercado financiero, o sea: Will Smith en la película En Busca de la Felicidad).

Warren nació en una época complicada

A nuestro querido Warren le tocó vivir los rezagos del Crack del 29.
Te ponemos en contexto:
El crack del 29 es conocido como una de las crisis financieras más complicada de todos los tiempos. Después de la Primera Guerra Mundial, Estados Unidos producía y vendía de todo a los países afectados por la guerra pero la mayoría de los países europeos estaban endeudadísimos y dejaron de comprarle a EUA (esto quiere decir que llegó un punto en el que producían mucho más de lo que se consumía).

También la gente compraba todo por medio de créditos y los financieros de Wall Street perdieron el control y comenzaron a vender acciones de alto riesgo, por eso la gente perdía su dinero en cuestión de segundos.

Los financieros de Wall Street perdieron el control y comenzaron a vender acciones de alto riesgo.

Listillo desde chiquillo

Todo eso que Buffett vivió de chico, le ayudó a ser mucho más cauteloso y previsor en su adultez.

Desde pequeño ya se le notaba que lo suyo eran los “bussiness”: vendía periódicos, cobraba por cargar palos y pelotas de golf y compró varias maquinitas de Pinball que instaló en algunos locales cercanos a su casa.

El proceso de Warren Buffett

Él no era ni sociable ni popular, sus ratos libres los pasaba en firmas de corretaje (lugar en donde se da la compra y venta de acciones) y su hobbie era hablar con sus compañeros sobre inversiones.

Y así fue que poco a poco se fue preparando para lo mejor.

Se graduó en la Universidad de Nebraska Lincoln e hizo una maestría de Economía en la Escuela de Negocios de Columbia (de hecho, es el único alumno de la historia que se ha graduado con la calificación máxima: A+).

Se lleva nuestros aplausos por qué:

Es diferente a sus demás amigos millonarios.
Mientras todos construyen rascacielos de mil trescientos pisos en las islas de Dubai, Buffett acostumbra a desayunar en Mcdonalds para luego irse a su oficina (que está a unos minutos de su casa).

La decoración del inmueble no es extravagante, simplemente hay recortes de periódicos que anuncian las crisis financieras que han pasado en el mundo (como el Crack del 29).
Él dice que es un recordatorio de que TODO PUEDE VOLVER A PASAR.

Hoy es considerado por la revista Forbes como el inversor más rico del planeta y a pesar de eso sigue viviendo en su casa de Nebraska, la compró en 1958 y le costó 31,500 dólares (como medio millón de pesos), tiene un Cadillac año 2014 y gran parte de su fortuna se va a la caridad.

Top 8 de sus frases que amamos:

  • “En toda mi vida, todo mis gastos representan poco menos del 1% de todo lo que gano”.

  • “Únicamente cuando la marea baja, descubres quién ha estado nadando desnudo”.

  • “La diferencia entre la gente exitosa y la gente que realmente es exitosa es que la gente realmente exitosa dice no a casi todo”.

  • “Lo que haces ahora es lo que dice cómo funcionará tu cuerpo y tu mente dentro de diez, veinte, treinta y cuarenta años”.

  • “Predecir la lluvia no cuenta. Construir arcas sí”.

  • “Regla #1: Nunca pierdas dinero. Regla #2: nunca olvides la regla #1”.

  • “Siempre supe que iba a ser rico. Creo que no lo dudé ni un minuto”.

  • “Si llegas a mi edad y nadie piensa bien de ti, no me importa cuán grande sea tu cuenta de banco, tu vida es un desastre”.

Esperamos que luego de leer esto te des cuenta que la mejor inversión para ti, será ocupar tu tiempo en cosas que te pueden convertir en el próximo Warren Buffett de tu colonia.

Sigue inspirándote y aprendiendo de los grandes que han brillado en sociedad por su hambre de conquistar el mundo. No te puedes perder nuestros próximos talleres (Finanzas personales, emprendedores, inversiones y familiares).

¿Te gustó el artículo? ¡Dale share!

Dale like o guárdalo para verlo más tarde

Artículos relacionados