Probablemente la palabra “arancel” no era parte de tu vocabulario hasta que comenzaste a leer los tuits de Donald Trump en los que repite que subirá los aranceles si México no pone un alto a los migrantes de latinos y centroamericanos.

Esta vez tomamos en cuenta sus dudas y llegamos a la conclusión de que los términos financieros y económicos muchas veces terminan por confundirlos más, por eso te armamos un resumen muy práctico explicando por qué es importante que sepas (aunque sea un poquito más) de la ya conocida palabra: “arancel”.


¿Qué son los  aranceles?

Son tarifas “tipo impuestos” que se cobran al importar algún producto (es decir, cuando México compra algún producto extranjero para comercializarlo dentro de nuestro país). Así de fácil y de sencillo.

¿Por qué razón existen en este mundo?

Siempre han existido, esto no es algo que se saquen de la manga o que lo inventen algunos presidentes.

Sirven para proteger los bienes de cada país, estos impuestos protegen los negocios en general de contra la competencia extranjera, y también sirven como “represalias” por las políticas de comercio de otras naciones (justo lo que a veces hace Mr. Trump)

¿Cómo se aplican los aranceles?

Vamos a ponerte un ejemplo sencillito.

México vende aguacates a EUA, por este simple hecho se le tiene que aplicar un impuesto a nuestro país (no sabemos exactamente cuánto dinero es, esto depende de las tasas definidas para cada tipo de producto).

Entonces, si el presidente Trump aplica aranceles a todos los productos mexicanos, mayor será su ganancia porque protege a las empresas internas para que puedan producir sin la competencia del mercado internacional.

¿En el estira y afloja arancelario solo pierde México?

Por supuesto que no. Los estadounidenses tendrían que pagar mucho más por los productos.

Ahí te va otro ejemplo:

A la gente de Estados Unidos les encanta el aguacate (¡aguacate mexicano, señores!)
Entones, si Trump sube aranceles a México, los costos subirán.

Ante esta problemática pueden pasar dos cosas:
La primera: Si un productor de aguacate (mexicano) quiere mantener el mismo nivel de ganancia se tienen que subir sus precios, por ende esto afectará también a la gente de EUA a la que le encantaaaa el guacamole.

La segunda: Los productores mexicanos tendrían que producir menos aguacates por el aumento de los aranceles, entonces las empresas mexicanas dejarían de exportar lo mismo, dejarían de ganar lo mismo y existe la posibilidad de ir a la quiebra.

¿Qué hacer ante el efecto Donald Trump?

Un estudio publicado por The New York Times confirmó que cuando leemos los tuits de Trump, la incertidumbre invade nuestro cerebro y en varias ocasiones, la gente que tiene inversiones (acciones, bonos, valores) en México saca su dinero y las vende.

Por consecuencia el peso mexicano se deprecia contra el dólar porque esos flujos de inversión se van para Estados Unidos porque es mil veces invertir en dólares que en pesos mexicanos.

La regla de oro ante esta problemática es no caer en pánico.
Sabemos que no podemos controlar el temperamento ni las decisiones de ningún presidente.
Lo que si debemos tener claro es que una cuestión social (migrantes) no debe relacionarse y no tiene qué ver con un conflicto económico (aranceles).

¿Tú qué opinas? Déjanos tus comentarios.

 

¿Te gustó el artículo? ¡Dale share!

Dale like o guárdalo para verlo más tarde

Artículos relacionados