La maldición del ganador es algo así como cuando vas a las maquinitas y ganas 10 monedas de un peso. Te sientes muy contento porque ahora tienes más dinero del que esperabas y ante esta situación, tu cerebro se estimula y por eso quiere ganar aún más.

Ahí es cuando tú todo inocente y emocionado empiezas a meter todas tus monedas a la maquinita con la esperanza de duplicar lo que acabas de ganar.

¿El resultado? Depresión y ganas inmensas de llorar porque perdiste todo tu dinero en cuestión de segundos.

A eso, queridos amigos, se le llama “la maldición del ganador”.

Por un momento tener mucho, ser impulsivo y luego perderlo todo.

¿Qué pasa en el cerebro cuando empiezas a ganar más dinero?

Un estudio hecho por Neurocientíficos de Wilfrid Laurier en Canadá dice que cuando tu cerebro identifica que estás percibiendo más dinero, hace todo lo posible para liberar más dopamina (la hormona de la felicidad) y busca comprar cosas que te dan “mucha más felicidad”.

Si estás ganando más dinero necesitarás a un asesor financiero por estas razones:

1-Cuando uno empieza a tener más ingresos, nuestro cerebro se enfoca en gastar la mayor parte de nuestro sueldo para satisfacer caprichos en lugar de necesidades.

“Satisfacemos caprichos en lugar de necesidades”.

2- Un estudio de Wilfrid Laurier en Canadá dice que en el 80% de las personas que suben de puesto u obtienen más ingresos, entran en un ciclo de insatisfacción permanente.

3- El cerebro no-consciente de las personas se deja llevar solo por la intuición y el impulso. Así que necesita pistas o sensaciones para decidir.
Es por eso que cuando tenemos dinero extra caemos más fácil en las promociones que “solo durarán hasta medianoche” y el dinero se va volando.

4- Es real la expresión: “mientras más ganamos, más gastamos”.
Y para contrarrestar este mal deberíamos elevar nuestros ingresos a través de alguna inversión y no solo incrementar nuestro salario o subir de puesto.

“Para consumir, primero tenemos que generar”.

Consejos del premio Nobel de Economía para los que recibieron un ascenso

1-Antes de hacer una compra superior a 2 mil pesos es mejor dejarla para el día siguiente, esto te ayudará a pensar mejor las cosas y analizar si es una buena compra.

2- Quítate los gastos innecesarios del día a día. Ve un día a la vez.

3- Automatiza tu gestión bancaria (es decir, haz que el dinero que quieras ahorrar, se separe automáticamente para que no te lo gastes en otras cosas).

4- No caigas en “la maldición del ganador”, que no te ganen las decisiones automáticas que te hacen perder tu dinero en el presente.

5- No quieras estar a la altura siempre, bien dicen que el jardín del vecino siempre estará “más verde”. No te claves en aparentar lo que no eres/tienes.

6- Cuando quieras comprarte algo ya en este momento pero sabes que no te alcanza, pregúntate esto: ¿Qué puedo hacer para obtenerlo sin el estrés de adquirir una deuda?”

“No te claves en aparentar lo que no eres/tienes”.

Debes tener en cuenta que tampoco se trata de llegar al extremo de reducir todos tus gastos y no gastar un solo peso.

Recuerda esto: si te acostumbras a vivir con poco, ¿cuál es el motivante para ganar más? 

Ve por ese ascenso, ve por más proyectos, ten más ingresos y sobre todo, sigue tu camino junto a *un coach financiero* que será tu pastor y buen consejero en el mundo de tus finanzas.

La vida no sólo ganar más para gastar más, hay que aprender a hacer más dinero (invertirlo es una gran opción). Si sigues este consejo incrementarás tu nivel de vida con el paso del tiempo.

¿Te gustó el artículo? ¡Dale share!

Dale like o guárdalo para verlo más tarde

Artículos relacionados