Procrastinar significa aplazar o posponer algo y se dice que los seres humanos lo hacemos para evitar sentimientos que te dan flojera, pero (al final) terminamos sintiéndonos aún peor.

¿Te ha pasado?

Por eso es que hoy vamos a hablar de las consecuencias financieras que puedes obtener al no resolver tus pendientes a tiempo.

Joven se tira en el piso y se duerme

¿Por qué procrastinamos?

Este es un dato que saqué de un artículo de The New York Times. La procrastinación no es un defecto del carácter o una maldición misteriosa que ha caído en tu habilidad para administrar el tiempo, sino una manera de enfrentar las emociones desafiantes y estados de ánimo negativos generados por ciertas tareas: aburrimiento, ansiedad, inseguridad, frustración y más.

Básicamente, la procrastinación es enfocarse más en “la urgencia inmediata de administrar los estados de ánimo negativos” que en dedicarse a la tarea.

¿Te suena?

niña se arrastra en el piso mientras el carrusel gira

Cosas que no hacemos porque nos dan flojera

  • Llamar al banco para resolver las dudas con nuestra tarjeta
  • Ir al cajero a sacar dinero
  • Arreglar la fuga de agua o goteras de tu casa
  • Dedicarnos tiempo para entender nuestra app bancaria
  • Investigar las mejores opciones para saber qué tarjeta de crédito nos conviene
  • Actualizar la app de tu banco
  • Ir a comprar la despensa al super 
  • Resolver esa bronca que tienes con el SAT
  • Leer las letras chiquitas de tu tarjeta
  • No leer los términos y condiciones de los meses sin intereses 

Si lo analizas con detenimiento, estas actividades te tomarían como 30 minutos aproximadamente, sin embargo, preferimos postergarlas por semanas e incluso meses para terminar no haciendo nada.

Perder el tiempo es perder dinero

Tener la mente ocupada demasiado tiempo en algo, se vuelve algo negativo, porque todo el tiempo estás pensando en resolver la situación y esto se vuelve contraproducente cuando no lo llevas a la acción.

doing nothing is everything

Si estás procrastinando, no te preocupes demasiado

Los pensamientos que tenemos sobre procrastinación suelen incrementar nuestra angustia y estrés, lo que contribuye a todavía más procrastinación. Así que tómatelo con calmita pero sí haz algo para salir de ahí.

Ponte atención cuando sientas que estás postergando alguna actividad financiera que te da flojera porque la procrastinación es un un círculo que fácilmente podría convertirse en un hábito crónico.

¿Consecuencias?
Estrés, angustia general psicológica y baja satisfacción con nuestra vida, así como síntomas de depresión y ansiedad; y eso, implica gastar una lana para sanar esos síntomas.

Tómatelo con calmita pero sí haz algo para salir de ahí.

hombre pide que te relajes con las manos

¿Consejos para combatirla?

Fíjate plazos. Cuando determinas tu meta, todo se vuelve más fácil.
Así que ponte una fecha límite para cumplir ese pendiente que has evitado desde hace tanto tiempo.

Decídete y ponte en acción. Aunque dé flojera, aunque no quieras hacerlo o aunque sea más fácil “no hacerlo”. Al mal paso, darle prisa.

Recuerda que puedes hacer todo pero NO todo al mismo tiempo, sino vas a enloquecer y te vas a abrumar y -una vez más-, no harás nada. Entonces ve paso a pasito.

Y si te sientes muy abrumad@, date chance de respirar y deja de pensar en tu lista de pendientes. Sal a caminar y despéjate un rato pero cuando vuelvas, resuelve esos pendientes de una vez. 





Etiquetas:
Historias Ahorro Metas
Subscribe to newsletter

¡Únete a la comunidad financiera más chida!

Toda nuestra buena onda financiera directito a tu correo, además de noticias, eventos y contenidos especiales.

¿Te gustó el artículo? ¡Dale share!

Dale like o guárdalo para verlo más tarde

Artículos relacionados