¿Por qué cuando ganamos más, gastamos más?

¿Cuántas veces hemos pensado en la idea de ahorrar para el enganche de ese carro o casa que queremos? 

Ansiamos una subida de sueldo o mejora en nuestros ingresos pero cuando esta ansiada mejora llega, realmente sentimos que nuestra capacidad de ahorrar es poca o nula.

Chica joven tapándose la cara con una hoja

¿Te ha pasado?

Cuando nuestro nivel de vida sube o cuando tenemos mayores ingresos nos creamos nuevas necesidades que nos orillan a gastar más.

En la mayoría de los casos pasa que, si antes gastas $150 en una comida, ahora, como tienes más lanita aprovechas para ir al restaurante donde la comida te sale en $350 (porque puedes).

Piénsalo y responde detenidamente. Cuando recibes ingresos extra, ¿qué haces?

  1. Lo guardas y haces como si no existiera
  2. Ese dinero se esfuma y te lo acabas en cuestión de segundos
  3. Te lo gastas pero sientes culpa por hacerlo

Juan Graña, experto en Neuromarketing, indicó en un estudio que cuando percibimos más dinero, comenzamos a adoptar pequeños cambios que no modifican nuestra vida sustancialmente, pero sí aumentan nuestro gasto promedio. 

Por ejemplo: Optamos por comer fuera más a menudo, comenzamos a hacer viajes más caros, invitar la cena a nuestros amigos, etc.

cringe

Con esto no queremos decirte que esté MAL gastar pero, antes de gastar o hacer cualquier otra cosa piensa cuáles son tus prioridades, es decir, antes de tener un ingreso extra, analiza qué cosas te gustaría tener y NO has hecho por falta de ingresos.

Ahí te van algunos ejemplos:

1- Juntar para el enganche de un auto

2- Pagarte esa maestría o especialidad que traes en mente

3- Pagar tus deudas con el banco

Cuando no tenemos suficiente dinero, anhelamos tener ese ingreso para poder cumplir nuestros objetivos pero una vez que llega el tan esperado “ingreso extra o aumento de sueldo”, no hacemos nada para cumplir lo que dijimos que queríamos cumplir.

Así de irracional funciona nuestro cerebro.

Estas mejoras hacen que terminemos llegando a fin de mes de la misma forma que antes del aumento e incluso peor, ya que nuestros gastos fijos han crecido.

persona penosa tapándose la cara

¿Qué pasa con nuestro cerebro al momento de hacer compras?

Pasa que en 2.5 segundos, la parte irracional de nuestro cerebro, ha tomado la decisión de comprar algo sin consultarlo con nosotros, es decir, la parte racional. De hecho está demostrado que el 93% de las compras las hacemos con la parte irracional, esa que te dice “has trabajado mucho, mereces comprarte eso”.

Muchas veces, el consumidor no sabe por qué compra. Lo hace por instinto.

Según el Fondo Nacional para la Educación Financiera, aproximadamente el 70% de los ganadores de la lotería se gastan todo el premio en los primeros cinco años de cuando lo recibieron. 

Homero Simpson ocultándose en el arbusto

¿Qué hacer para que esto no pase?

Tenemos que recordarte que gastar no está mal pero debes detenerte si quieres salir de ese círculo de nunca acabar en el que se te acaba el dinero (a pesar de que tus ingresos han incrementado).

Seguido caemos en el gasto creciente, estamos hiperestimulados para el comprar, se nos crean falsas necesidades y siempre queremos más.

Jamás jamás olvides que por el hecho de tener un aumento de sueldo, no es necesario aumentar tu estilo de vida. Para lograr tus objetivos, lo ideal sería mantenerlos igual y ahorrar el resto. 

"No por ganar más vas a gastar más".

Etiquetas:
Presupuesto Ahorro
Subscribe to newsletter

¡Únete a la comunidad financiera más chida!

Toda nuestra buena onda financiera directito a tu correo, además de noticias, eventos y contenidos especiales.

¿Te gustó el artículo? ¡Dale share!

Dale like o guárdalo para verlo más tarde

Artículos relacionados