Cuando se trata de hábitos de dinero, podemos clasificar a las personas en gastadores y ahorradores. Pero, ¿pueden coexistir en un matrimonio ambas personalidades? La respuesta es un sí, y de hecho los especialistas en finanzas personales afirman que tener ambos tipos en un matrimonio los preparará para el éxito financiero, siempre y cuando sepan equilibrar los hábitos de dinero de ambos. Aquí te damos algunos consejos para lograr este equilibrio. 

 

Primero, definamos las principales diferencias entre los gastadores y ahorradores, pues aunque parezcan obvias, tú y tu pareja pudieran tener un poco de ambas, aunque se balancearán más hacia un lado.

 

Cómo es el gastador

  • Gasta dinero de forma despreocupada y disfruta de una gratificación inmediata.
  • Ve el valor en dinero a través de las experiencias y cosas que puede comprar.
  • Encuentra emociones al hacer una compra, lo mismo en un artículo de lujo que en una barata, pues solo se trata de comprar.
  • Tiende a ser más abierto y generoso con el dinero, especialmente cuando se trata de comprar regalos para otros.

 

Cómo es el ahorrador

  • Analiza antes de gastar cada peso.
  • Disfruta el proceso de ahorrar para una compra importante, así como analizar qué compras ahorrarán más dinero.
  • Para los ahorradores, el dinero ahorrado significa seguridad.
  • Encuentra emociones en ahorrar, incluso si no hay un propósito específico para hacerlo.
  • Tiende a ser más estricto con el dinero y a menudo preferiría donar su tiempo o habilidades en generosidad.

 

Lee también: Diferencias entre ahorrar e invertir.

 

Tener ambos tipos de personalidad en un matrimonio puede equilibrar la forma en que administran el dinero como pareja, siempre y cuando utilicen las fortalezas de cada uno. En algunos matrimonios, ambos pueden tener el mismo tipo de personalidad en cuanto a hábitos de dinero, y eso también está bien. Si es tu caso, te resultará más fácil comunicarte con tu pareja y trabajar juntos en metas financieras.

 

5 claves para equilibrar los hábitos de dinero en el matrimonio

 

  1. Acéptense

Ninguno de los dos tipos de personalidad es bueno o malo, como mencionamos, ambos tienen fortalezas. Deben aceptar el tipo de personalidad opuesto de su cónyuge y comprender el valor que aportan a su matrimonio. 

Intenten mejorar sus hábitos con el dinero, pero no intenten cambiarse. 

Agradezcan al ahorrador por brindar seguridad financiera y por enfocarse en las cosas más importantes. Y agradezcan al gastador por ser generoso y asegurarse de que su familia tenga una vida llena de experiencias y recuerdos para atesorar.

 

  1. Trabajen juntos por metas financieras

Nada mejor que en tu matrimonio haya intimidad financiera. Hablar sobre el dinero puede ser difícil, pero es la única forma de alcanzar la libertad financiera en su vida en pareja, y alcanzar  objetivos en común. Analicen sus metas personales y familiares a mediano y largo plazo, y cómo los ingresos trabajarán hacia ellos. 

Visualicen sus planes a cinco años, luego a 20 y para la jubilación.

Toma en cuenta que los objetivos y prioridades pueden cambiar, por lo que deben regularmente deberán revisar estos proyectos.

 

Inicien una inversión juntos. Kubo Financiero les ofrece flexibilidad para invertir. 

 

  1. Comunicación constante

Es importante asegurarse de que las líneas de comunicación sobre el dinero están siempre abiertas, eso los ayudará a tomar decisiones juntos. El gastador, debe mantener actualizado a su pareja sobre las compras que le gustaría realizar en el futuro, para que puedan planificarse. Mientras que el ahorrador, debe analizar los hábitos de gasto y comentar sobre cualquier gasto que deba reducirse, así como las próximas compras para las que se debe ahorrar. 

 

  1. No pierdan independencia financiera

Es conveniente que cada uno tenga un presupuesto que pueda gastar o ahorrar libremente. Debe ser un monto limitado y totalmente transparente para ambas partes. 

Este dinero debe ser una cantidad predeterminada y acordada con la que ambos se sientan cómodos. Se trata del acto de dar libertad al otro para que ninguno de ustedes se sienta demasiado confinado. Lo importante es hacer esto juntos para que puedan experimentar la libertad sin sacrificar ningún objetivo o hacer que alguien se sienta incómodo.

 

  1. Sean comprensivos 

Tienes que aceptar que el matrimonio está formado por dos personas imperfectas y ambos cometerán errores financieros. Ayúdense mutuamente a corregirlos y trabajen juntos para evitar que se repitan.

 

En conclusión, un gastador y un ahorrador pueden estar felizmente casados ​​y alcanzar sus metas financieras con aceptación, perdón, comprensión y comunicación, excelentes rasgos para practicar en un matrimonio, incluso fuera de la intimidad financiera. 

Etiquetas:
Pareja
Subscribe to newsletter

¡Únete a la comunidad financiera más chida!

Toda nuestra buena onda financiera directito a tu correo, además de noticias, eventos y contenidos especiales.

¿Te gustó el artículo? ¡Dale share!

Dale like o guárdalo para verlo más tarde

Artículos relacionados