¿Estas escenas te suenan familiares?

1- Vas en el súper, recorriendo los pasillos y te topas con la zona de cheves. Tomas un six porque “para eso trabajas”.

2- Vas a alguna plaza por dinero al cajero pero de pronto te metes a alguna tienda de ropa y se te hace fácil utilizar tu tarjeta de crédito para comprarte esos pantalones y esos tenis edición limitada porque “te lo mereces”.

3- Estás cenando con tus amigos y comienzas a pedir un montón de botanas y drinks para amenizar el ambiente porque “la vida es una y hay que disfrutar el momento”.

4- Te quieres lucir con tu date y gastas más de lo que tienes porque “you only live once”.

5- Al fin decides comprar ese videojuego, auto o aparato electrónico de tu preferencia porque has trabajado muchísimo y mereces darte ese gustito.

mujer haciendo ademanes con su mano diciendo the money

Hay de gustitos a gustitos

Analicemos, ¿hasta qué punto sí es “un gustito” y ¿hasta qué punto es una compra para llenar algún vacío existencial? 

¿Con qué personalidad te identificas?

  1. Eres una persona que está en busca constante de los placeres y gustos de la vida y el hecho de consumir lo percibes como una manera de conseguir la felicidad.

  2. A veces sientes insatisfacción con las situaciones de la vida y lo compensas con momentos de compra.

  3. Te dejas llevar y convencer súper rápido por el bombardeo de los medios de comunicación y percibes el consumo como una forma de realización y bienestar.

  4. Has llegado a sentir que el reconocimiento social se obtiene por lo que tienes y no por lo que eres.

Estos pensamientos son más comunes de lo que crees. Todos, en algún punto de la vida lo hemos pensado. La clave del éxito estará en disolver estos pensamientos porque NADA de eso es real.

perrito molestando a un gato en los cojines del sillón

Las compras como remedio: La teoría del chicle

Mediante las compras (ropa, electrodomésticos, viajes, comida, salidas con amigos), muchas personas sienten por un instante que hacen algo que les llena.

Un estudio hecho por The New York Times que analiza el comportamiento de nuestro cerebro ante las compras y dice que hay muchos gastos que realizamos y que no son bien pensados porque así es como cubrimos nuestra propia insatisfacción.

La fórmula es esta: Encontramos algo que nos gusta, lo adquirimos y llenamos el vacío… un rato.

Analicémoslo de este modo: Es como cuando te compras un chicle, cuando lo masticas, el sabor está delicioso por unos minutos pero con el paso del tiempo el chicle pierde sabor y entonces, necesitarás otro y otro y otro.

Con las compras es lo mismo, el sabor se le va a esa satisfacción en cuanto la masticamos un poco.

niño haciendo una bomba con el chicle y su hermano lo explota

¿Cómo podemos mejorar esto?

  • Primero que nada, no sean tan duro/a contigo mismo pero sí reconoce qué actitudes tienes actualmente que no te llevarán al éxito financiero jaja.

  • Hay que reconocer que muchas veces te has escudado detrás del: “Me lo merezco, para eso trabajo, vida solo hay una, trabajo mucho, etc”. 

  • No trates de autoconvencerte de que puedes con todo al mismo tiempo. Para de gastar a lo loco.

  • Date cuenta que todas esas acciones impulsivas tarde o temprano te harán merecer la pobreza. Gasta mientras te alcance. Tu yo del futuro también merece una estilo de vida padre.

Las compras impulsivas no llenan vacíos. Al poco tiempo volverás a sentir el bajón. 

chinita paseando en un scooter
De ninguna manera dejes de consentirte

Si hazlo pero ordenadamente y pensando en tus necesidades porque más allá de “los gustitos” también mereces comer, salir y vivir sin estrés.

Después de todo, hay que normalizar el hecho de comprar y gastar en lo que nos hace felices PERO siempre DETENTE y pregúntate: ¿esto que voy a comprar me satisfará momentáneamente o de verdad es una compra bien pensada? 

No hay que confundir un capricho eventual con una acción recurrente.

Las compras no nos aportan más que un alivio momentáneo en el que podrás volver a caer, además, el sentimiento de culpa por haber comprado de nuevo.



 

Etiquetas:
Educación
Subscribe to newsletter

¡Únete a la comunidad financiera más chida!

Toda nuestra buena onda financiera directito a tu correo, además de noticias, eventos y contenidos especiales.

¿Te gustó el artículo? ¡Dale share!

Dale like o guárdalo para verlo más tarde

Artículos relacionados