Yo estaba sumergida en Instagram y mi hermana llegó corriendo conmigo, con su licuado de fresa en la mano y me dijo: -Un estudio hecho por The Washington Post dice que tocamos nuestro teléfono un promedio de 2617 veces al día. Eso es 18 mil veces a la semana. Casi un millón de veces al año-.

-¿Tas bien?-, le pregunté.

Ella siguió hablando: -El promedio mundial del tiempo que las personas pasan en redes sociales es de 2 horas con 29 minutos-.

Luego le robé un poco de su licuado y seguí scrolleando en Instagram aunque para ser sincera, este dato no dejó de darme vueltas en la cabeza durante todo el día.

Llevaba semanas bajoneada, sin energía, cero creativa y pensé que mucho tenía qué ver con que invertía la mayor parte de mi tiempo en Instagram, Facebook, Tik Tok y Twitter.

Hice sumas, restas, multiplicaciones y llegué a una conclusión:

¿Cuánto tiempo de su vida puede una persona pasar en redes sociales?:
6 años, 2 meses, 22 días, 18 horas y 17 minutos.

¡Se nos está yendo la vida en un mundo que no existe!
En lo efímero, lo digital. Nuestros ojos están enfocados y sumergidos en los likes, las interacciones, las reacciones y no en lo tangible. No estamos atentos al presente.

Qué locura, -pensé-.

Luego me topé con esta frase: 
“El amor de tu vida pudo haber pasado a lado tuyo pero no te diste cuenta por estar en el celular”.

NOOOOO. Yo si quiero conocer al amor de mi vida pero también quiero terminar mis pendientes, pero también quiero tener tiempo para llamar a mis abuelos y platicar con mis papás y también quiero saber qué se siente estar desconectada del teléfono por un buen rato. Estoy harta, pero no dejo de hacer esas cosas que me hacen sentir harta.

Seguro me entiendes.

Le conté todo esto a mi amiga Ximena y me dijo: “Exacto! Me quejo de que no tengo tiempo pero claro que por supuesto que sí tengo tiempo de hacer un Pinterest board o de stalkear a mi ex (pésima idea, neta no lo hagan)”.

Hay que reconsiderar la relación que llevamos con nuestros teléfonos. Este aparato que parece “inofensivo” eleva los niveles de cortisol, la principal hormona del estrés de nuestro organismo, y ¿qué pasa con eso? acorta nuestra vida.

Las redes sociales son una ventana, en ella puedes aprender, conocer personas que expanden tu perspectiva de la vida, abrir nuevos negocios, tomar cursos, conocer el mundo, comprar cosas útiles y más, pero de igual manera es un arma de doble filo porque también quitan mucho tiempo y dinero.

El tiempo que pasas en redes sociales lo podrías estar utilizando en terminar tus pendientes, invertir tiempo en ese negocio que traes en mente o para llamar al banco y hablar de esa duda que traes atravesada y que no has querido resolver.

¿Qué podemos hacer al respecto?

1- Para hacer tu teléfono menos estresante, comienza con apagar todas las notificaciones excepto aquellas que realmente quieres recibir.

2- Yo siempre tengo mi celu en modo “no molestar” y con el audio apagado. Sobre todo cuando estoy trabajando porque me distraigo muy rápido.

3- Apago el wifi cuando me voy a dormir. La noche es para dormir y no dejo que la luz del teléfono me interrumpa. Sé que al principio puede ser complicado pero inténtalo, yo ya me acostumbré y es la cosa más increíble de este mundo.

4- Comienza tu día con una intención, ¿qué vas a resolver el día de hoy, qué pendiente traes? 
Ve poco a poco pero ¡resuelve!

5- Ponte un horario límite. Por ejemplo: En Instagram viene una opción en la que puedes ponerte un tope de horas dentro de esta app y te avisa que tu tiempo ha terminado y que es momento de salir a vivir la vida real.

El tiempo es dinero, amigos.
¿En qué lo estamos invirtiendo?

Etiquetas:
Historias
Subscribe to newsletter

¡Únete a la comunidad financiera más chida!

Toda nuestra buena onda financiera directito a tu correo, además de noticias, eventos y contenidos especiales.

¿Te gustó el artículo? ¡Dale share!

Dale like o guárdalo para verlo más tarde

Artículos relacionados