Hoy hablaremos Jordan R. Belfort, un visionario y corredor de bolsa que se hizo popular porque tenía varios negocios fake en el mercado de valores.

Luego de que lo despidieran de la Bolsa de Valores de Wall Street Nueva York EUA se buscó y generó un nuevo empleo. 

Las Comisiones que le daban en su antiguo trabajo eran del 1% aproximadamente y en su nuevo "trabajo" le daban comisiones de hasta el 50% (solo por vender acciones que no estaban reguladas).

Para Belfort fue muy sencillo emprender este truculento negocio porque frecuentaba y le vendía acciones no reguladas a los grandes empresarios del mercado financiero.

Lo 100% real del Lobo de Wall Street

Los "papeles rosas o bonos basura"

Es emitido por una empresa de dudosa procedencia. Es un bono de renta fija que tiene un alto riesgo de impago porque su costo es muy alto.

Gracias a los "bonos basura", Belfort comenzó a ganar muchísimo dinero de las comisiones que le daba La Casa de Bolsa que creó.

El trabajo en equipo 

Belfort comenzó a armar a un equipazo. Sus discursos motivadores fueron parte fundamental para que su crew fraudulento envolviera a los grandes empresarios para efectuar la compra de acciones.

Es ahí cuando confirmamos que un equipo siempre dará grandes resultados a la empresa si se le motiva y capacita.

La oferta pública de la Bolsa

En varios momentos de la película se hace algo que se llama "oferta pública de la Bolsa" y esto quiere decir que es una operación bursátil en la que una persona física o jurídica anuncia públicamente al mundo de los accionistas la venta de valores. 

En este caso, los títulos y el emisor deben estar inscritos en el Registro de Valores

 

Clases de liderazgo y motivación

Después de estar sumergido hasta el fondo de las drogas, fraudes y excesos, Belfort le sacó provecho al don -que todos dicen que tiene- así que decidió comenzar de nuevo: escribió dos libros y hoy es un reconocido orador motivacional.

Sus discursos siempre vienen cargados de poder y contundencia. 


"No aceptes un no por respuesta, no cuelgues el teléfono y no desistas hasta conseguir lo que quieres porque lo mereces".

 

Lo fake de la cinta del Lobo de Wall Street

Solo engañó a los ricos

El objetivo del inicio fue solo timar a los "peces gordos" pero el New York Times afirma que después de un tiempo vendieron sus acciones no reguladas a empresarios de PYMES que hoy se están tratando de recuperar de la estafa de Belfort.



La canción que todos tarareaban después de sus discursos

Durante el rodaje de la película los actores tenían una especie de calentamiento antes de salir a escena (se golpeban el pecho y tarareaban una canción).

A Leonardo DiCaprio se le ocurrió incluir este "ritual" justo después de sus discursos motivacionales para mostrar más identidad y sentido de pertenencia. El verdadero Lobo de Wall Street no hacía eso en la vida real.

Por último, te dejamos esta bonita reflexión:

La única cosa que se mantiene entre tú y tus metas es la historia que sigues contándote a ti mismo sobre porqué no puedes conseguirla.

 

 

¿Te gustó el artículo? ¡Dale share!

Dale like o guárdalo para verlo más tarde

Artículos relacionados