Hemos escuchado hasta el cansancio la frase que dice que “el dinero no compra la felicidad” pero no lo sé Rick…

La realidad es que no existe un “sí o un no” por respuesta, por eso empezamos por preguntarle a Saint Google y luego de cinco artículos, varias fuentes confiables y algunos estudios científicos, hemos sacado nuestras propias conclusiones:

El dinero es importante, el dinero sí nos trae felicidad y también se necesita.
El truco es que, una vez que lo elemental está resuelto (comida, gustitos, bienes materiales), el impacto de “tener más dinero” ya no trae más felicidad.

¿Los gastos innecesarios nos hacen felices?

Claro que nos hacen felices pero hay que ponerles atención porque vienen con trampas incluídas.

Acá un ejemplo:

Supongamos que tienes bastante dinero y no sabes qué hacer con él, entonces te parece una gran idea vender tu auto actual para comprarte uno mucho mejor con quemacocos y con 230 caballos de fuerza.

Vas a la agencia y te lo compras.

Te sientes feliz y muy poderosa/o porque tu auto está bien fregón pero de pronto te das cuenta que tu compañero del trabajo acaba de comprarse un convertible mucho mejor que el tuyo. Es así como tu felicidad se va para darle paso a la frustración por “NO tener lo que el otro sí”.

Este sentimiento es muy común y se vuelve como un espiral que nunca termina porque no importa lo que compres, nunca será suficiente para ti.

Caemos en esta trampa de buscar nuestra felicidad a través de mejorar nuestro estatus social y posición relativa adquiriendo más bienes materiales, Entrepreneur Mx.

Hay que ser feliz basándonos en nuestros propios estándares.

Esto es lo que se necesita para ser feliz:

1- Ser lo que quieres ser

2- Estar con quien quieres estar

3- Tener lo que quieres tener

Ser feliz no es una meta, la felicidad se construye y el dinero está ligado con nuestras decisiones de vida, por lo tanto puede hundirnos o elevarnos tanto como nosotros le permitamos.

LA CLAVE DEL ÉXITO: Si solo tenemos una vida, entonces debemos hacer lo que queramos hacer y con eso no te estamos diciendo: “vuélvete loco y abandona todo”. Nos referimos a que eso que hagas te haga sentir un pasito más cerca de eso que quieres.

No lo pienses mucho, ya sabes la respuesta.

Y finalmente, tu presupuesto tiene que ser equilibrado y debe sobrarte dinero para comprar lo que quieres tener basándote en metas alcanzables y reales.

Reglamento de vida

  • El ganar más lana solo “por ganar más lana” no te da más felicidad: eso es ley.
  • No le agarres el gusto a comprar por comprar, solo por el placer de tener.
  • Si tienes mucho dinero, no te pierdas en el camino.
  • El dinero no tiene por qué hacerte sentir estresado.
  • Sé más ahorrador que consumidor.
  • Cada quien sus cubas, deja de ver el jardín del vecino.
  • Disfruta la simpleza de la vida, la felicidad es tan obvia que la complicamos.
  • Sé más racional que compulsivo.

Cada quien sus cubas, deja de ver el jardín del vecino.

Etiquetas:
Historias
Subscribe to newsletter

¡Únete a la comunidad financiera más chida!

Toda nuestra buena onda financiera directito a tu correo, además de noticias, eventos y contenidos especiales.

¿Te gustó el artículo? ¡Dale share!

Dale like o guárdalo para verlo más tarde

Artículos relacionados