¡Cuidado con los mensajes sospechosos!  La delincuencia se ha modernizado a la par que nosotros, ahora además de “perder” tu cartera en el metro o tener que “cooperarle” al chico de la micro podrías ser víctima de fraude con solo contestar un mensaje. Hablamos del phishing.

El phishing es una nueva forma de estafa o fraude a usuarios de servicios bancarios, que consiste en robar toda tu información personal, principalmente la relacionada con tus tarjetas de crédito o débito, con solo un mensaje.

Y antes de que digas “a mi no me va a pasar eso”, es importante que sepas cómo funciona, pues hasta el más experto podría caer en esta moderna trampa.

¿Qué es el phishing?

Esta práctica se realiza principalmente por comunicación electrónica: mensajes en el teléfono, una llamada o un correo electrónico; los responsables se hacen pasar por una organización en la que generalmente confías como tu banco, Amazon y hasta Facebook buscando obtener tus credenciales de inicio de sesión y datos bancarios.

Estos mensajes te hacen creer que se trata de una comunicación oficial y muchas veces contienen links que te llevan a las páginas donde debes escribir tus datos de inicio y la información sensible que necesitan. La comunicación luce tan real que es muy fácil caer en la trampa.

¿Cómo identificar un mensaje phishing?

No siempre es sencillo reconocer un mensaje phishing con solo verlo, pues lucen tan “oficiales” que confías a la primera. Sin embargo hay detalles que podrían encender tu  foco de alarma y hacer que te lo pienses dos veces antes de ingresar a sus enlaces. Te compartimos algunos:

  • Suelen tener faltas de ortografía o incoherencias en el texto.
  • Muchas veces la imagen de la empresa no coincide del todo, usan logos viejos o colores similares.
  • Te alertan sobre compras no reconocidas o cargos en tu tarjeta de crédito y te piden verificarlos a través del enlace.
  • Contienen enlaces que te llevan a sitios web sospechosos.
  • Te piden que descargues algún tipo de archivo, que puede contener un malware.
  • Pueden incluir amenazas o promesas, suelen prometer una recompensa (o un castigo) al compartir tus datos.
  • Un sentido de urgencia, muchos te invitan a actuar rápidamente antes de que pierdas la oferta o te veas en problemas.

En el caso de mensajes enviados haciéndose pasar por servicios como Facebook, Twitter o Amazon suelen informarte de haber recibido mensajes privados, de conexiones extrañas en la cuenta o la necesidad de cambiar de claves.

¿Cómo evitar ser víctima del phishing?

Todos podemos caer en este tipo de fraudes, ya sea porque nos gana la curiosidad y le picamos, porque nos asustamos y queremos saber qué pasó con nuestra cuenta o simplemente porque no prestamos la suficiente atención al mensaje.

Por ello es importante que ante la llegada de mensajes “oficiales” a tu bandeja de entrada primero:

  • Verifiques la dirección de envío, muchas veces te sorprenderás al descubrir que no es de correos oficiales del banco.
  • Consulta a quién se envió el correo, aunque te llegue a ti puede que no estuviera dirigido solo a ti y que se esté utilizando una lista de usuarios.
  • Antes de dar clic en cualquier enlace, pasa el cursor sobre él, así podrás ver a dónde te está dirigiendo antes de llegar ahí.
  • Comprueba el enlace antes de ingresar datos, los hackers crean versiones falsas de sitios y las url suelen ser casi idénticas que las originales.
  • Asegúrate que al realizar compras por internet o ingresar datos bancarios, la página cuente con el candado de seguridad del lado izquierdo.
  • Siempre puedes instalar un bloqueador de anuncios en tu navegador, así evitarás las ventanas emergentes, que son muy frecuentes en el phishing.

Además, recuerda que es sumamente raro que las instituciones bancarias te soliciten datos personales por correo electrónico, el hecho de que recibas este tipo de correos ya es sospechoso, te recomendamos consultarlo inmediatamente con tu banco para asegurarte de que son ellos quienes te solicitan la información y no sufras del phishing o robo de identidad.

Si recibiste alguno de estos correos, lo más importante es no hacer clic en ningún enlace, reportarlo con tu servidor de correo electrónico y marcarlo como spam. No está de más que cambies tus contraseñas constantemente y que consultes periódicamente tus estados bancarios para monitorear tus gastos y no llevarte sorpresas en tu próximo corte.

Recuerda, ¡tus datos bancarios no se comparten con nadie!

Subscribe to newsletter

¡Únete a la comunidad financiera más chida!

Toda nuestra buena onda financiera directito a tu correo, además de noticias, eventos y contenidos especiales.

¿Te gustó el artículo? ¡Dale share!

Dale like o guárdalo para verlo más tarde

Artículos relacionados