Aquí te dejamos algunos pasos sencillos para que tu relación con el SAT sea sana y feliz.

Antes de comenzar, debes identificar qué eres. Existen dos bandos; el de las personas físicas y el de las personas morales.

Persona física
Son un individuo, una sola persona (no es empresa, no es sociedad, eres tú mero).
Se caracteriza porque realiza actividades económicas, es decir: vendedor, comerciante, empleado.

Persona moral

El SAT reconoce a las personas morales cuando se unen  dos o más personas por un fin común, (puede ser o no lucrativo).
Pueden ser empresas, ONG’s, negocios, etcétera.

Ahora sí, comencemos:

Lo primero, tener un buen control de tus ingresos

¿Cómo estás con tus ingresos y tus egresos?

Para que tu vida financiera funcione tendrás que llevar un orden con tus gastos.

Ese es el primer paso a seguir.

Ya que lo pongas en orden, haz un balance entre ambos.

No puedes gastar más de lo que ganas y tampoco puedes guardar todo dinero y no gastar un solo peso. Equilibrio.

Estar monitoreando tu buzón tributario

Este paso es súper importante. 

Siendo sinceros, la plataforma del SAT no es la cosa más sencilla de este planeta pero sí es transparente y ahí podrás saber todo acerca del mundo fiscal.

Dale una revisada al portal y checa qué noticias hay en el Servicio de Administración Tributaria.

¿Qué onda con tu opinión de cumplimiento?

Es un reporte que el SAT ha emitido y te permite consultar inmediatamente cómo está la situación de cumplimiento de tus obligaciones fiscales hasta el día de hoy.

Regla básica para triunfar: Hay que tener una buena relación con el tío SAT

Contar con un buen contador 

Pareciera que el mundo fiscal es un mundo alterno. No se sabe mucho y se percibe de lejitos porque entre más nos metemos, más nos confundimos.

Llevar tu propia contabilidad no es imposible pero lo recomendable es rodearse de algún aliado que esté para ti ante las dudas que puedas tener.

Un contador u asesor financiero te ayudaría a ponerle orden a tu relajito fiscal.

Delimita una fecha para presentar impuestos

Acuérdate que debe ser antes de los 17 de cada mes.
Agenda un día en específico para resolver esta tarea. Lleva tiempo y paciencia pero no te predispongas. No es física nuclear, así que llévatela tranqui, no te estreses.

No dejes que las tareas se acumulen

Si tienes que emitir tu facturas, hazlo por día, por semana o por quincena para que no se te junte la chamba.

Haz un checklist de tus pendientes fiscales. Sé ordenado y trata con cariño al tío SAT, no vaya a ser que se enoje. Evita broncas porque (pareciera que no) pero están a las vivas de todos tus movimientos.

Etiquetas:
Impuestos
Subscribe to newsletter

¡Únete a la comunidad financiera más chida!

Toda nuestra buena onda financiera directito a tu correo, además de noticias, eventos y contenidos especiales.

¿Te gustó el artículo? ¡Dale share!

Dale like o guárdalo para verlo más tarde

Artículos relacionados