La pandemia comenzó y nuestra casa, comedor, sala y habitación se volvieron nuestros lugares más recurrentes.

El comedor se convirtió en escritorio.

La sala, se volvió un lugar de juntas y reuniones virtuales

Nuestra habitación dejó de serlo para convertirse en nuestra oficina.

Nuestra vida dio un giro drástico y nuestros hábitos también cambiaron.

¿Quién de ustedes aplicó la de: vestir formal de la cintura para arriba y de la cintura para abajo traía pantuflas y pijama? jaja YO y estoy segura que ustedes lo hicieron en algún momento de esta pandemia eterna.

home office y laptop

¡Dejé de comprar ropa en un año!

La realidad es que en ningún momento me dieron ganas de estar al último grito de la moda en pandemia y comprar ropa dejó de ser mi prioridad porque #QuédateEnCasa.

Lo que sí tengo que reconocer es que me puse a gastar en aceites esenciales, libros, libretas, revistas, pesas para hacer ejercicio, tapete para hacer yoga, una silla cómoda para el home office, etc. ¿Les pasó lo mismo?

Mis hábitos de consumo cambiaron drásticamente y hoy, después de un año de pandemia, caí en cuenta que NO COMPRÉ ropa durante un año completo.

chica haciendo yoga

¿Qué aprendí?

La verdad estoy impactada porque ni siquiera me di cuenta.
¿Un año sin comprar ropa? Wow. Estos días me han servido para reflexionar que en verdad no pasa nada si dejo de comprar y comprar ropa cada quincena, en verdad no pasa nada.

-Mezclo y juego con las combinaciones de mis prendas y la verdad es que no siento que parezco homeless ni un retrato que todos los días se ve igual.

-Mi familia y amigos me quieren igual.

-La ropa que ya tengo está bonita y bien cuidada. 

-No necesito gastar tanto.

-Me siento contenta de que comprar menos ropa contribuye a disminuir la contaminación ambiental.

-Practiqué el desapego por las cosas materiales.

Ojo, con esto no te estoy diciendo que dejes de comprar ropa para siempre y que te conviertas en un homeless pero estaría buenísimo que lo intentaras. Si mis amigos y yo lo logramos, no veo por qué tú no.

En realidad no necesitamos muchas cosas para vivir. Pregúntate, ¿Qué es lo realmente indispensable para mí?

perrito feliz en el pasto

¿Sabes lo que es un clóset cápsula?

Leandra Medine (escritora estadounidense y bloguera de moda) recomienda tener un método de organización en el que el armario consta de 15 prendas, las prendas que elijas deberán ser básicos atemporales que te pueden servir sin importar la fecha del año en la que te encuentres.

En pocas palabras, un clóset cápsula es una selección de prendas que nunca pasan de moda y que después puedes complementar con ropa o accesorios que hoy están en tendencia.

Fuente: Noise Magazine

ropa en los cajones

¿Cómo armarlo?

Esas 15  prendas deben darte felicidad. Piensa en esa blusa que tienes desde hace años y que te rehusas a tirarla. Suelta toda esa ropa que no usas y que nada más tienes colgada en tu clóset.

Si no sabes cómo descartar opciones, piensa en al menos 8 maneras diferentes de combinar esa prenda en un minuto o menos. Si no se te viene nada a la mente, es momento de donar esa ropa o venderla. 

Ahí te va una ayudadita:

Los 15 básicos del clóset cápsula

  • Pantalón de vestir
  • Pantalón de mezclilla azul
  • Pantalón de mezclilla negro
  • Una gabardina
  • Chamarra cool
  • Sandalias
  • Mocasines o zapatos de vestir
  • Tenis blancos
  • Falda lisa
  • Blazer negro
  • Blazer beige o blanco
  • Vestido negro
  • Vestido con estampado o liso de otro color
  • Pants
  • Blusa ligera

La industria de las moda rápida produce 10% de todas las emisiones de carbono y contamina los océanos con microplásticos

ropa en el closet

Más técnicas para dejar de gastar tanto dinero en ropa

1- Pregúntate: ¿en verdad necesito tanta ropa?

Debemos asumir que somos una sociedad consumista y que parte de nuestra “naturaleza” es gastar pero debemos estar consciente de qué tan inteligentemente gastamos nuestro dinero porque muchas cosas que compramos en realidad no las necesitamos.

Empecemos a analizar nuestros hábitos de consumo con la ropa. Cuando estés en la tienda o en la página web a punto de comprar cualquier cosa, detente y reflexiona si esa prenda verdaderamente será útil para ti.

perrito con preguntas

2- Asalta los closets de tus hermanos y amigos

(Esto es broma pero si quieres no es broma jaja). Está idea está cool para los que les guste compartir y/o tenga amistades y herman@s que usen tallas de ropa similares a las tuyas.

Yo, por ejemplo: Tengo la blusa de vestir de una amiga y a cambio, le presté un suéter ligero que yo ya no usaba tanto. Ambas sabemos que cuando una o la otra requiera de nuevo sus prendas, las devolveremos limpias y bien cuidadas.

amigas en el teléfono y pijamada

3- Dale una oportunidad a la ropa de segunda mano.
Muchos se rehúsan al secondhand porque no les gusta saber que ya la usó alguien más o porque puede estar “sucia o de mala calidad” pero eso no es cierto, hay muchas cosas que valen la pena, solo es cuestión de buscar.

Regla de oro: Antes de comprar algo, evalúa cuánto te costará, cuánto te va a durar y la calidad de la prenda.

come galletas y la rana rené hablando

4- Si de plano crees que no podrás hacer el reto, comienza por definir qué necesitas soltar de tu closet, identifica qué te impide soltar, reflexiona y actúa para comenzar a limpiar tu clóset.

Poco a poco te darás cuenta que no es la cosa más imposible de este planeta.
Back to basics.

 




Etiquetas:
Historias
Subscribe to newsletter

¡Únete a la comunidad financiera más chida!

Toda nuestra buena onda financiera directito a tu correo, además de noticias, eventos y contenidos especiales.

¿Te gustó el artículo? ¡Dale share!

Dale like o guárdalo para verlo más tarde

Artículos relacionados