Armamos un plan de acción para que tus finanzas familiares pasen al siguiente nivel.

Comenzamos con una mini guía para hablar de dinero con tus hijos pequeños, luego te ayudamos a definir las metas personales de cada uno de los integrantes de tu familia para finalizar con una meta en conjunto.

Llegó el momento de cumplir con eso que traen en mente.

¿Hablas de dinero con tus hijos?

Este es el momento perfecto para hablar con tus hijos acerca de finanzas. Según datos del Banco Mundial, solo el 50% de las personas reciben educación financiera cuando son pequeños.

Déjales claro que tú no eres una maquinita de hacer dinero.
Cuéntales que el dinero no es infinito y se acaba si no lo sabemos cuidar. 

Este tiempo de confinamiento será buen momento para comenzar a hacer actividades que los impulsen a ganarse el dinero. Por ejemplo: Lavar el carro, leer un libro, hacer la lista del super, sacar la basura, doblar la ropa, pintar una pared, etcétera. 

Cuando “les pagues por las actividades realizadas”, no olvides recordarles que deben guardar el 20% de sus ganancias para seguir con el negocio a flote.

Date chance de jugar en familia

Aquí te dejamos algunas recomendaciones: 

  • Monopoly Junior Banco Electrónico está hecho para niños mayores de 5 años y es muy fácil jugarlo porque el banco te hace todas las operaciones. Este juego es más actualizado que el Monopoly convencional porque en éste se utilizan tarjetas de crédito y la banca electrónica. Está cool porque en el camino, los niños pueden comprar heladerías, jugueterías o un parque de patinetas.

  • En la Lotería Financiera no vas a encontrar personajes como el diablito, el barril y la sirena; sino que encontrarás nuevos nombres como el banco, el gasto hormiga y el billete. Búscalo en la página de la CONDUSEF.

  • También date una vuelta por los Descargables de Querido Dinero. Ahí te vas a encontrar varias actividades y además puedes descargar Dinero para niños.

Hagan una lista de propósitos personales

La idea de esto es que todos juntos hagan una lista. CADA UNO debe definir sus metas a corto, mediano y largo plazo.

Corto plazo:

Hace referencia a las metas que quieres lograr (financieramente hablando) en un año como máximo.

Ejemplo:
Hija #1: Comprar una nueva lap

Mamá: Lliquidar “x” deuda

Papá: Aperturar su cuenta de Cetes

Hijo #2: Dar de baja las tarjetas que ya no utiliza

Mediano plazo:

Son objetivos que piensas cumplir en el lapso de 1 a 5 años.

En las metas de mediano plazo tienes chance de juntar dinero para ir sobre un objetivo en específico.

Ejemplo:
Hija #1: Comprar un modesto departamento en la CDMX, amueblarlo y luego rentarlo por Airbnb.

Mamá: Contratar un Plan Personal de Retiro

Papá: Pagar el enganche de un auto

Hijo #2: Cursar una maestría

Largo plazo:

Son los objetivos que quieres cumplir en cinco años o más. En estos proyectos se requiere mayor cantidad de dinero.

Ejemplo:
Hija #1: Viajar a la Muralla China

Mamá: Volverse accionista

Papá: Tener una casa fue de la ciudad

Hijo #2: Emprender un negocio

Una vez que todos hayan definido sus metas, cada uno deberá pegar sus metas personales en la puerta de su cuarto. Motívense entre ustedes para que cada uno cumpla sus metas.

Chequen la regla del 50, 30, 20, esto le ayudará a cada uno a poner orden con sus finanzas personales.

 

Pónganse un recordatorio en el refrigerador

Definan una meta financiera que los involucre a todos. Ustedes definen el presupuestos, tomando en cuenta los ingresos de cada uno de los integrantes de la familia.

Aquí algunos ejemplos:

1- No les caería nada mal un viajecito a inicios del próximo año 

2- Juntar “x” cantidad de dinero para comprar cubetas de pintura y remodelar la casa

3- Mudarse a una colonia más bonita

Con marcador indeleble, escriban su meta familiar y péguenla en lugar estratégico.
El refri, por ejemplo.