Hablamos de manifestar lo que deseamos como si se tratara solo de pronunciar afirmaciones frente a un espejo para que todo suceda por arte de magia y en la realidad, la cosa es un poco más compleja. Por ahí existe un refrán que dice “ten cuidado con lo que pides” y el universo lo sabe a la perfección, es por eso por lo que, antes de que la magia suceda, debes atravesar un proceso que te permita adquirir habilidades y herramientas para cuando llegue el momento adecuado.

Los artistas pasan muchos años de su vida preparándose para crear su “obra maestra” y uno de los pasos más importantes de su éxito, es conectar con su esencia como artista y con el propósito de su obra; decimos que el manifesting es un arte porque, el primer paso para crear tu “gran obra maestra” y atraer con éxito lo que deseas, es conocerte para encontrar tu esencia y conectar con tu propósito, recuerda que el universo sabe cuándo estás verdaderamente list@ para recibir lo que tiene preparado para ti.

Conocerte para encontrar tu esencia y conectar con tu propósito

Como en el proceso de cualquier artista, la obra no se crea de la noche a la mañana, puede tomarte meses o años de preparación, de trabajos “no soñados”, de experiencias y aprendizaje. Nadie dijo que el proceso es sencillo, a lo mejor hoy te encuentras en un trabajo que no te hace feliz o te sientes perdid@ sin encontrar “tu propósito de vida”, si este es el caso, recuerda que eres un artista en preparación y, como decía Steve Jobs, en un futuro lograrás conectar los puntos.

conecta puntos investigacion

Historias del manifesting

Me atrevo a decirte esto porque yo he utilizado el arte del manifesting dos veces en mi vida para lograr el trabajo de mis sueños y sigo en el proceso de atraer lo que espero para mi futuro. La primera vez sucedió mientras estaba en universidad y uno de mis amigos que vivía en la Ciudad de México me contó sobre su nuevo trabajo en un Banco como Asociado Empresarial, yo me encontraba en el último año de la carrera trabajando en algo que no me encantaba, pero que me ayudaba a pagar mi crédito educativo, así que me hacía mucha ilusión terminar mi carrera y con un título en mano, poder trabajar en mi área de interés: las finanzas.

Algo que me ayudó mucho a visualizar y manifestar el trabajo de mis sueños en el banco fue precisamente este amigo que me platicaba de su día a día, de que se dedicaba a analizar información financiera, estructurar créditos y además tenía buenas prestaciones como colaborador, así que empecé a imaginarme en un trabajo como ese, llegando a una oficina corporativa, en donde me dedicara todos los días a trabajar con empresas y estrategias financieras. Desde la universidad disfrutaba mucho del análisis empresarial, las proyecciones financieras, las clases de contabilidad y economía, así que estaba 100% enfocada en dedicarme a lo que más disfruto.

me gusta mi trabajo

El otro lado de la moneda que nadie te cuenta del manifesting tiene que ver con tomar acción, si tú no te acercas a las oportunidades, difícilmente las oportunidades caerán del cielo, así que en ese entonces decidí comenzar a investigar sobre las vacantes de ese puesto en diferentes bancos, la mayoría pedían +5 años de experiencia dentro de alguna institución financiera y en aquel momento mi única experiencia era en Relaciones Públicas y Ventas, además de que la mayoría de las posiciones se abrían en las ciudades grandes (México, Monterrey, Guadalajara) y parecía muy lejano que una oportunidad así se diera en Cancún.

La oportunidad me encontró a través de la Bolsa de Trabajo de mi universidad y decidí postularme, rápidamente me hablaron para presentarme en la entrevista y sin pensarlo me alisté para ir. Recuerdo que en la entrevista fui muy transparente con lo que esperaba del puesto: aprender y desarrollarme en el trabajo de mis sueños, incluso sabiendo que (por el tema de las comisiones) tomaría esa posición “perdiendo” dinero. A pesar de no tener experiencia previa en el área financiera, supe “vender” mis habilidades para resolver problemas y relacionarme con las personas; finalmente me quedé con el puesto que fue mi puerta profesional a esta área que tanto me apasiona.

conseguí trabajo

La segunda ocasión en la que el arte del manifesting hizo su magia en mi vida fue en marzo de 2020, tenía algunos meses de haber tomado la decisión de emprender y toda mi cartera de clientes se componía de agencias de viaje, conocía muy bien la industria porque había trabajado en una agencia de viajes y esa era mi especialidad dentro del banco, sin embargo, con el paro de actividades, la industria turística fue la más afectada y perdí a todos mis clientes en un solo día.

En aquel momento me encontraba muy triste, realmente me asustaba mi futuro profesional pues no parecía haber un camino claro, así que volví a las bases del manifesting ¿Qué deseo en esta nueva etapa? ¿Por qué deseo lo que deseo? ¿Qué estoy lista para recibir? Tenía muy claro que deseaba trabajar en casa pues comenzaba a entender el futuro de los trabajos digitales, también tenía claro que una de las razones por las que dejé mi trabajo corporativo, fue mi firme intención de educar a otras personas con respecto a cómo funcionan las instituciones financieras.

maestra motivadora

Así que un día navegando en mis redes sociales me encontré con información sobre un Diplomado en Educación Financiera y ahí me di cuenta de lo similar que era a mi propósito de vida: ayudar a otras personas a tener prosperidad en sus vidas y en sus negocios. De nuevo, decidí tomar acción y concluí mi diplomado con éxito; al poco tiempo me encontré con una convocatorio de Querido Dinero para ser asesora dentro de la plataforma, decidí intentarlo y con mucho trabajo y esfuerzo se abrió una nueva puerta en mi camino profesional, ahora, en el área de Educación Financiera.

Tips para aplicar el manifesting

En conclusión, estas dos lecciones de vida me dejaron un enorme aprendizaje sobre el arte del manifesting que hoy quiero compartir contigo, toma nota:

  • Conoce lo que quieres. Para “tener cuidado con lo que pides”, conoce lo que quieres: ¿de qué se trata tu trabajo soñado? ¿qué responsabilidades tiene? ¿cómo es su día a día? Acércate a un mentor o amig@ que pueda darte información al respecto.
  • Conecta con tu esencia. ¿Qué habilidades y talentos has desarrollado hasta el día de hoy que te hacen ser quien eres? ¿cómo pueden servirles a otros? ¿cómo puedes generar valor? Cada que te sientas perdid@ regresa a tu base.
  • Visualiza. Si tu imaginación no es tan buena como la de Bob Esponja, utiliza elementos gráficos como imágenes, Pinterest o Vision Boards.

imaginacion bob esponja

  • Aquí y ahora. Cuando nos preocupamos constantemente por el futuro, nuestro cerebro se mantiene alerta, no puede ser creativo ni estratégico, incluso puede paralizarte. Deja ir y concéntrate en vivir el presente, puedes aplicar técnicas del mindfulness financiero, si todavía no sabes qué es eso aquí te explicamos ¿Qué es el mindfulness financiero?
  • Agradece. El autor del libro Happy Money, Ken Honda, conocido como el millonario zen, nos recuerda que, aunque tengas poco, debes agradecer para darle un mensaje al universo de que “eso te gusta” y el universo te dará más. Échale un ojo a las Lecciones que debes aplicar a tu vida del libro Happy Money.
Subscribe to newsletter

¡Únete a la comunidad financiera más chida!

Toda nuestra buena onda financiera directito a tu correo, además de noticias, eventos y contenidos especiales.

¿Te gustó el artículo? ¡Dale share!

Dale like o guárdalo para verlo más tarde

Artículos relacionados