Muchos dicen que los millennials viven en incertidumbre laboral pero ¿qué tan cierto es esto?

En primer lugar, somos la generación que ha logrado mayor escolaridad (comparado con nuestros papás) pero las condiciones, al menos en el mundo laboral, no han mejorado pese al avance.

Poco más de 9 millones de millennials estamos recién saliditos del horno para entrarle al mundo de las prestaciones, utilidades y cotizaciones al IMSS (o sea, un trabajo serio).

Lo malo es que el 71% de los jóvenes (o sea tú y la mayoría de tus amigos) no encontraron trabajo en el primer año en el que egresaron de la carrera y los que sí lo logran -muchas veces- ni es de lo que estudiaron.

Por ejemplo: Tengo un amigo que estudió Relaciones Internacionales pero hoy es Asistente Médico. Esto no tiene nada de malo peeero ¿cuál es el chiste de invertir cuatro años de tu vida en una carrera que NO VAS  a ejercer?

Ante la crisis, lo peor que podemos hacer es culpar al gobierno, a Dios, al destino o a Donald Trump.
Nada de eso. Lo que necesitas hacer es: ser freelance.

 

Ya te hemos dicho que para ser millonario debes de tener 2 o 3 ingresos extra y si te animas a freelancear le irás sumando a tu experiencia y a tu fortuna.

Descripción sencilla de lo que es un freelance

Ser freelance es ser cool. Trabajar por cuenta propia, sin jefes y desde cualquier lugar del mundo con conexión a internet, ya sea tu pueblo o un lugar exótico y remoto (esto lo leí en un post del periódico El País) y tienen toda la razón.

Paso #1 para convertirte freelance

Lo primero que debes de preguntarte es: ¿Pa’ qué soy bueno/a?

Si ya te chutaste toda una carrera profesional, véndete como un pro y sácale provecho a todos esos días que pasaste en la universidad.

Suponiendo que estudiaste Comunicación, ¿qué podrías vender/ofrecer a las empresas?

1- Tomar fotos para empresas

2- Hacer videos corporativos

3- Escribir artículos y venderlos (no es broma, esto si es un buen negocio jaja)

4- Llevar las redes sociales de alguna empresa

5- No se me ocurre nada más

6-Pensando…

7- Comunicación organizacional para empresas

8-Diseño de páginas web

9- Diseño de marca de empresas

10- Crear tu propio negocio

Te recomiendo hacer una lista con los posibles proyectos que podrían salir (tomando en cuenta tus habilidades, tu carrera y tus pasiones).

Las cosas buenas de ser independiente

-Ya no serás parte del 61% de los millennials que dependen de sus padres.

-Ser freelance o independiente ya es tendencia. Tú manejas tus horarios y acomodas tu proyectos sin perder de vista tu estilo de vida.

-Te haces más disciplinado con tus días de entrega, tus días libres y tu presupuesto.

-Home office: Te ahorras una buena lana en auto o transporte público, tu casa es tu oficina y eso te hace sentir mucho más relax.

(si eres distraído, mejor te recomiendo visitar una cafetería, llevar tu lap, ponerte audífonos y trabajarle duro sin distracciones).

-Los límites tú te los pones, tú eres tu propio jefe y tú llegas hasta donde quieres.
¿Sabías que la diseñadora gráfica de Beyoncé es freelance?
Nada es imposible chavos.

Lo que no te puede gustar

-Algunas veces vas a cobrar más y otras menos (todo dependerá del proyecto en el que estés trabajando)

-Si se termina el proyecto en el que estás trabajando, te quedarás sin dinero. Por eso es que debes tener varios proyectos de freelanceo.

-Tienes que darte de alta en el SAT, bajo el régimen fiscal: Personas Físicas con Actividades Empresariales y Profesionales.
(Esto es para que el mundo de reconozca oficialmente como un freelance hecho y derecho. Por eso mismo, tendrás que pagar impuestos y declarar en Hacienda).

Para saber más, lee esta maravilla: Facturas e Impuestos para Freelances

-Hay empresas que no agarran la onda y van por la vida pagando tarde a los freelances. Exige lo que te toca y negocia.

-Tienes que pagar un Plan Personal para el Retiro.
Como eres independiente, ninguna empresa te podrá asegurar (es decir, no cotizas a ninguna Afore, ni tendrás seguro de Gastos Médicos Mayores o algo que se le parezca).

Lo recomendable será que empieces a ahorrar para cuando seas un viejito.
Piensa a los cuantos años quieres jubilarte, cuánto dinero mensual quieres tener disponible (sin trabajar) y luego buscar a un asesor financiero para poner manos a la obra.

-”La ventaja de no tener que ir a la oficina choca con sentirse un poco solo”.
Puedes rentar espacio en un coworking para convivir con gente cool como tú o equilibrar tu vida.

Lunes, miércoles y jueves: freelancear full time en tu casa.
Martes y viernes: Salir con tus amixs, dates, hermanos, sobrinos.


Definitivamente, ser freelance es una nueva forma de ver la vida. 
No te espantes en este proceso, México es uno de los países que mayor oportunidad presentan para el desarrollo de este tipo de empleados independientes.

Las áreas en las que más se les contrata en América Latina son diseño y multimedia, programación, traducción y generación de contenidos, y no lo digo yo, lo dice Workana, una empresa que se especializa en trabajadores independientes.

Es tu momento.

¿Te gustó el artículo? ¡Dale share!

Dale like o guárdalo para verlo más tarde

Artículos relacionados