Mientras escribo este artículo, mi mamá me llama para que baje a comer. Aunque ella no dice nada, seguramente se ha preguntado mil veces “¿Cuando se irá de casa su hijo chavo-ruco?” A mi mamá, y a millones de padres en todo el mundo, les traemos una noticia que suena a tragicomedia:

Por primera vez en 130 años, existe una tendencia mayoritaria en personas entre 18 a 34 años de vivir en casa de sus papás.

grafica-012 Así es. Los millennials esos jóvenes promesa que nacieron después de 1980viven circunstancias económicas y sociales que les hacen elegir el nidito de mamá y papá para pasar su vida adulta. ¿O será pura comodidad y falta de ambición? Decídanlo ustedes, les presentamos estos datos que Pew Research Center obtuvo de un estudio aplicado a jóvenes estadounidenses.

CIRCUNSTANCIAS QUE HACEN LA DIFERENCIA.

El estatus marital, el nivel educativo y el empleo, son las tres condiciones que influyen en la decisión de los millennials de vivir con sus padres.

1. Papelito habla

El nivel educativo también influye en la decisión de vivir con los padres. En 2014, el 36% de los jóvenes sin un título universitario dijeron vivir con sus padres y el 27% dijo vivir con su pareja. Mientras que entre los jóvenes titulados, 46% vive con una pareja y sólo el 19% dijo vivir con sus papás. Esto se explica ya que los titulados reciben mejores salarios y tienen mejores oportunidades de trabajo.

2. Los jóvenes no quieren casarse

En 1880, el arreglo más común entre los jóvenes adultos era vivir con su pareja sentimental. Esto se mantuvo con los años, ya que en 1960, 62% de los jóvenes vivían con su pareja y sólo ⅕ vivía con los padres. Sin embargo, para 2014, el amor romántico saltó por la ventana: los jóvenes no quieren “sentar cabeza” antes de los 35 años o de plano no consideran casarse. En este año, sólo 31.6% viven con su pareja, mientras que un 32.1% viven con sus padres. Según el estudio, se estima que ¼ de los millennials nunca se casarán.

3. El ingreso no alcanza

Los salarios no son tan generosos como alguna vez lo fueron y los trabajos no abundan, esto frena a que los jóvenes decidan vivir por su cuenta o con una pareja, ya que no les alcanza para costear la vida que desean; esto es aún más difícil, si la expectativa son de satisfacer un estilo de vida de clase media alta que tuvieron gracias a los padres. En 1960, 84% de los jóvenes adultos tenía trabajo, pero en 2014, sólo el 71% tenía empleo.

Por otra parte... son apasionados 

También es una realidad que la generación millennial le apuesta a estudiar y trabajar en áreas que los apasionan y que generan cambios positivos en nuestro mundo, es decir, buscan la satisfacción y realización más que la remuneración en sus carreras. Algunos de ellos apuestan por emprender negocios propios, iniciativas sociales, mejorar la calidad de vida, etc... si bien este camino es lento e implica independizarse de los padres mucho más adelante en su vida.

¿Ustedes qué opinan? ¿Por qué los millennials siguen viviendo con sus padres? 

¿Sabes cuáles son los errores financieros que atormentan a los jóvenes de clase media alta en México? Tenemos más información sobre el futuro financiero de los millennials, y esta vez también tiene que ver con el hábito del ahorro. Si ya sabíamos que la pensión por parte del gobierno para esta generación es prácticamente un sueño, ahora encontramos que los millennials no tienen dinero ahorrado para enfrentar emergencias a futuro. Esto de acuerdo a una encuesta realizada por la comparadora en línea Coru y la encuestadora Feeboo.

Casi 4 de cada 10 millennials mexicanos confiesan que no ahorran y que no tendrían dinero para enfrentar un imprevisto de al menos $30,000.

1. No buscar otras fuentes de ingreso

El 40% de los jóvenes encuestados confiesa que su salario es bajo para mantener el nivel de vida que desea. El salario promedio de un profesionista universitario en México es aproximadamente de $6,870 pesos, según un análisis realizado en 2015 por la Encuesta Nacional de Ocupación Empleo (ENOE). Sin embargo, el error financiero ante esta situación es no buscar otra fuente de ingreso y esto se puede corregir, primero, identificando si realizas uno de los gastos comunes del recién graduado y, segundo, si buscas mejores oportunidades laborales.

2. No ahorrar

El 39% confesó que no acostumbra ahorrar y por esto no podrían enfrentar un imprevisto de al menos $30,000. Si estuvieran frente a una situación de emergencia, un 34.8% sabría a quién pedir prestado (familiar o externo), pero un alarmante 54% no sabría a quién recurrir para resolver la situación. La regla por excelencia es tener un guardadito para emergencias de al menos 3 meses, además de ahorrar mes con mes el 20% de tu salario según la regla del 50-30-20.

La base para las finanzas sanas es cultivar el hábito del ahorro.

3. Gastar de más

Un 14% cae en una de las actitudes gastalonas por excelencia: gasta más de lo que gana. ¿Por qué será que nos gusta vivir en este círculo vicioso? Al gastar de más, inevitablemente caemos en deudas y tal vez no reparamos que las cosas materiales no pueden hacernos felices como solemos imaginar. A este 14% le haría muy bien leer los 5 tips para gastar en la felicidad.

 

4. Ahogarse en deudas

Aunque es un porcentaje bajo -tan sólo 7% de los encuestados- es cierto que las deudas son uno de los peores errores financieros en los que caemos una y otra vez, donde cabe destacar que el 9% dijo que aún debe algún porcentaje del costo de sus estudios universitarios. Claro que existen ocasiones en las que puedes tener una deuda buena (¡así es! aunque usted no lo crea) pero si tu concepto de deuda es tener en números rojos la tarjeta de crédito, estás aplicándote el dulce harakiri. Para corregir esto, sigue la guía para salir de deudas y los 7 tips sobre tarjetas de crédito.  

Subscribe to newsletter

¡Únete a la comunidad financiera más chida!

Toda nuestra buena onda financiera directito a tu correo, además de noticias, eventos y contenidos especiales.

¿Te gustó el artículo? ¡Dale share!

Dale like o guárdalo para verlo más tarde

Artículos relacionados