El escenario de una vida perfecta sería contar siempre con dinero y no sufrir ningún evento inesperado (como todo esto del COVID-19 que nos tomó desprevenidos).

Todo esto que está pasando me hizo reflexionar sobre qué tan preparados estamos para enfrentar días como estos y caigo en cuenta que hay gente que vive pensando que nunca pasará nada malo.

Reflexionemos al respecto: ¿realmente estás preparado para momentos inesperados?

¿Para que sirve hacer un presupuesto y ahorro de emergencias?